A partir del 2016, uno de los cambios más significativos en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) fue la digitalización de la información de los ahorradores en el sistema. El mecanismo para llevar a cabo dicho objetivo consiste en recabar datos biométricos de los ahorradores, para conformar el Expediente Electrónico Único.

¿Qué son los datos biométricos?

Se refiere al reconocimiento de los datos personales de forma digital: la voz, las huellas digitales y la firma electrónica. La recopilación se realiza mediante la grabación de voz, la captura de las 10 huellas digitales y la firma digital plasmada en un dispositivo electrónico.

Objetivo y beneficios del Expediente Electrónico Único

El objetivo de conformar un Expediente Electrónico Único es brindar más seguridad a los ahorradores a través de la confirmación de su identidad. De esta manera, se incrementa la protección de la cuenta individual en la afore al momento de realizar algún trámite.

Entre los beneficios, además de eliminar el uso indiscriminado de papel, encontramos que los datos biométricos son la llave de acceso a cualquier trámite que se realice en la cuenta individual, brindan certeza y seguridad, son de uso universal, facilitan y optimizan la atención, disminuyen los costos en el SAR en el largo plazo, son únicos y para toda la vida.

¿Dónde se guarda la información y quién la protege?

La información se concentra en la Base de Datos Nacional del SAR (BNDSAR), que cuenta con las medidas de seguridad para resguardar la información. Por otro lado, la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares protege la información.

¿Cuáles son los trámites que requieren los datos biométricos?

En el momento de registro se debe integrar el Expediente Electrónico Único de los trabajadores. Para los trabajadores que ya están registrados, el expediente se conformará al momento de realizar cualquier trámite, como traspasos, recertificación, modificación o actualización de datos, separación o unificación de cuentas, disposición total o parcial de recursos, etcétera.

En el SAR, cada uno de los ahorradores cuenta con un expediente que se ha ido conformando en papel desde que inició operaciones el sistema en 1997. Cada administradora custodia dichos expedientes y, cuando un trabajador decide cambiarse de afore, se debe llenar un nuevo expediente en la afore que eligió. Con la introducción de la digitalización de este expediente, no sólo se contribuye a reducir el uso del papel, sino también se agilizan diferentes procesos solicitados por el ahorrador. Actualmente, 10 millones de trabajadores cuentan ya con identificación biométrica en el SAR.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org