La agencia de calificación Standard & Poor´s recortó en dos escalones la nota soberana de España, con lo que la situó en el nivel BBB+ , que sigue siendo grado de inversión.

El escalón donde se ubican ahora las emisiones de deuda soberana de España, es el mismo en el que se encontraba México en la escala de la agencia, antes del 2009. Esto significa que hoy, las emisiones españolas tienen un rating mayor al de nuestro país, que es BBB .

De acuerdo con el listado de calificaciones soberanas de la agencia, comparte España el perfil financiero con países como el asiático Kasajistán; Italia e Irlanda.

Debajo de ellos, con un estatus financiero inferior, se encuentran países que a diferencia de los europeos, no tienen presiones de mercado, ni deudas públicas tan abultadas, ni están en medio de una recesión, estoy hablando de México, Perú y Lituania.

Enredados

Aún cuando España se encuentra según la calificadora, con un mejor perfil financiero que México, apenas un escalón arriba, su deuda pública es más del doble de la nuestra.

Según cifras del FMI, España cerrará este año con una deuda de 79 puntos del PIB; en contraste, México registrará al culminar el año, obligaciones públicas del 42.9 puntos del Producto.

Además España registrará este año una contracción económica de 0.9%, mientras México crecerá a un ritmo de 3.6 por ciento.

Así que el perfil financiero y las condiciones no son iguales.

Y bajaría más

Además, la agencia colocó en observación negativa la nota soberana española, lo que en términos de la calificadora significa que en los próximos noventa días, o menos, podría sufrir un nuevo recorte.

Esta acción de calificación responde a la menor flexibilidad fiscal que tiene el gobierno español, por el alto volumen de su deuda y al impacto que tendrá la recesión económica en la capacidad pública para honrar sus obligaciones.

En el comunicado, analistas de S&P precisaron que esta degradación incorpora la previsión de que el gobierno otorgará mayor apoyo financiero al sector bancario.

Con esta acción de calificación, se completa la tercera degradación consecutiva que realiza la calificadora a las emisiones soberanas de España, desde que inició el año.

En enero, la nota soberana era AA- , nivel que en la escala nomenclatura de S&P, significa notable capacidad financiera.