La mayor preocupación de los 1,400 líderes es la sobrerregulación de sus negocios, la incertidumbre geopolítica, la volatilidad y las amenazas cibernéticas.

Davos es un lugar curioso. En el hotel donde una ensalada César y una cerveza cuestan el equivalente a 1,000 pesos mexicanos, se ofrece a los participantes del WEF la experiencia de vivir un rato como migrante. La dinámica dura apenas 45 minutos y es necesario reservar con más de un día de anticipación, porque hay mucha demanda. Para los participantes del WEF, esta experiencia no tiene costo. Para un sirio, viajar en una balsa de Turquía a la Isla de Lesbos puede costar entre 1,200 y 1,500 euros.

La edición 46 del Foro Económico Mundial estaba diseñada para marcar la agenda del mundo poscrisis, pero la realidad lo desbordó. En una esquina del salón principal, esta HUBO, un robot fabricado en Corea del Sur que está listo para hacer labores de rescate, en caso de que hubiera otro Fukushima. El robot es una curiosidad que recibe menos atención que las pantallas de los celulares.

Los asistentes están muy ocupados en seguir en tiempo real el precio de las acciones de sus empresas. La disrupción que traerán al mundo las maquinas inteligentes no merece su atención, sino brevemente. El recurso más escaso de los CEO contemporáneos es su tiempo de atención , dice McKinsey. Los robots no les imputarán hasta que haya un HUBO que sepa cómo intervenir en los mercados o inventar negocios.

En la jornada del jueves, el robot tenía un periódico color salmón entre sus manos (vean foto en el economista.com.mx). ¿Cuánto tardará en aprender economía y negocios?

PricewaterhouseCoopers presentó su encuesta anual de líderes en el WEF, como lo hace cada año.

La mayor preocupación de los 1,400 líderes es la sobrerregulación de sus negocios. Le siguen la incertidumbre geopolítica; la volatilidad; las malas respuestas de los gobiernos; la inestabilidad social y las amenazas cibernéticas. Llama la atención, en cierto sentido, que entre los 10 grandes temas no aparece ninguno de los imprescindibles de las buenas conciencias : cambio climático; combate efectivo a la corrupción; equidad de género o agravamiento de la desigualdad. Si no les gustan las respuestas, no culpen al mensajero. Pwc nos entrega una excelente fotografía de conjunto de los líderes globales .

Juan Manuel Santos, el presidente de Colombia, canceló su viaje a Davos por motivos de austeridad.

Mauricio Macri,el presidente de Argentina, viajó en clase turista, lo mismo que el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, un hombre que mide 1.90 y no cabe fácil en un asiento de avión.

Austeridad. Davos es un lugar raro para ejercer esa virtud republicana. Aquí, un refresco en la maquina vale más de 70 pesos mexicanos; un cuarto de hotel de cuatro estrellas se consigue por 16,000 pesos la noche y hay embotellamientos de autos de lujo. Rentar una limusina con chofer cuesta 24,000 pesos diarios. Por cierto, son más requeridas que la experiencia de vivir como migrante.

[email protected]