Los robustos datos de empleo de octubre tienen una incidencia muy importante en la próxima decisión de política monetaria.

El viernes de la semana pasada, el Departamento del Trabajo de Estados Unidos publicó las cifras de empleo correspondientes a octubre, revelando que la economía creó 271,000 empleos no-agrícolas, dato sustancialmente superior a la expectativa de 213,000 y que además representa el ritmo más acelerado en lo que va del año.

Asimismo, los datos de agosto y septiembre fueron revisados al alza ligeramente 12,000 empleos en total. Vale la pena recordar que el promedio de creación de empleo mensual en lo que va del año hasta antes del dato de octubre se ubicaba en 198,000 plazas y que los datos de agosto y septiembre habían estado considerablemente por debajo de este promedio, 136,000 y 142,000 puestos respectivamente.

Por otro lado, la tasa de desempleo disminuyó de 5.1 a 5.0%, su nivel más bajo desde febrero del 2008. Asimismo, otras medidas de desempleo como la tasa U-6, que para muchos especialistas es una aproximación más certera de la situación real del mercado laboral ya que incluye, además de los desempleados, a aquellos que están marginalmente empleados es decir, que tienen un trabajo de medio tiempo pero que están buscando uno de tiempo completo , también mostraron una mejoría.

En el caso de la tasa U-6, ésta bajó de 10% en septiembre a 9.8% en octubre y alcanzó su nivel más bajo desde mayo del 2008. Aunque la tasa de participación se mantuvo sin cambio en 62.4% y aún se ubica por debajo del promedio histórico, la mejoría en la tasa U-6 nos dice que la economía ha estado creando empleos de mejor calidad y esto por fin comienza a reflejarse en los niveles de compensación.

Cuando revisamos los datos de empleo de septiembre mencionamos que, a pesar de la raquítica recuperación que habían tenido hasta ese momento los salarios reales, la tendencia de mejoría en algunos indicadores de empleo principalmente la tasa U-6 podría comenzar a acelerarse y así está sucediendo. Los salarios promedio por hora en octubre registraron un alza de 2.5% anual, lo cual representa el mayor incremento anual para cualquier mes en los últimos seis años.

Los robustos datos de empleo de octubre tienen una incidencia muy importante en la próxima decisión de política monetaria de la Reserva Federal (Fed). Justo hace un mes escribíamos lo siguiente en cuanto a la decisión de política monetaria de diciembre: Aunque queda claro que la Fed mantiene una postura flexible y dependiente de la evolución de los datos económicos, la tendencia de debilidad en los datos de empleo tendría que extenderse notablemente a octubre y noviembre para que la Fed pudiera justificar el diferir la decisión de subir las tasas .

Hoy queda claro que la debilidad no sólo no se extendió sino que los datos mostraron una fuerte recuperación. Aunque la inflación está muy por debajo de la meta de la Fed, y esto normalmente no detona un ciclo de alzas, en la historia económica moderna de Estados Unidos no recuerdo un periodo en el que hayan convivido una tasa de desempleo de 5% es decir, muy cerca de pleno empleo y una tasa de interés en 0 por ciento.

A menos de que haya un choque externo mayúsculo en las próximas semanas, todo indica que la Fed se ha quedado sin pretextos para diferir el inicio del ciclo de alza en la tasa de fondeo. La probabilidad de alza en diciembre ha aumentado considerablemente.