Toda la clase política, sí es que la tienen, se queja de veda electoral. Ordenada por el Instituto Federal Electoral (IFE), apegada a tiempos acordados por legisladores suyos, que son tan guarros como ellos, compuesta de ignorantes diputados y senadores, que ahora, lanzan pestes lo que hicieron, pero la pregunta es: ¿cuál?

De las dos: ¡He. Clase e ignorancia!

Recuerdan ustedes, que también se comprometieron los representantes partidistas del Congreso, junto con dirigencias, a que el tema de inseguridad que impera en todos los rincones de México, sea del fuero común o federal, no iba a ser utilizada aún a causa de 70 años de ignominia y casi 12 años de democracia, para no denostar a nadie.

¿Saben quién hasta este momento, ha respetado?

¡No. Claro. Pues nadie!

Qué organismo, puede sancionar a medios de comunicación, que es un puente hacia la sociedad, interesada medianamente de estar informada –porque no es cierto, sea total- de actos que ocurren, de forma veraz’’ o verídica’’ que no, verdad absoluta’’ de lo que ocurre en encuentros privados, como la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Josep Biden.

El segundo, del país más poderoso del mundo, se reunió con los candidatos, que algunos dicen virtuales. Nosotros los vemos como lo que son mercaderes del verbo’’, de los partidos morenos’’ y Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador; Enrique Peña Nieto, del Revolucionario Institucional (PRI) y Josefina Vázquez Mota de Acción Nacional (PAN).

Los dimes y diretes, vienen desde el 2011, que se conoció quién era quién para ser el posible. El PRI cantaba con El Astroboy con su: tú y yo somos uno mismo’’. El PRD único único único amoooorrr’’ y el PAN de la mal querida’’.

Luego de celebrar el 83 aniversario del PRI. No se le permitió al candidato priísta hablar en tribuna, pero fue Pedro Joaquín Coldwell, que lanzó la afrenta: Al PRI corresponde ponerle fin a la pesadilla del dolor, violencia, corrupción y pobreza que el panismo le ha recetado al país a lo largo de estos años. Porque no queremos otro sexenio de muerte y miedo’’.

Quién le abrogó el derecho a ese señor, a reflexionar por los mexicanos, que serán a fin de cuentas, la última encuesta’’ con su voto que valide en julio próximo, a quien le otorga el beneficio de la duda para que lleve a buen puerto lo que anhelamos o soñamos, para los próximos seis años a partir de la justa electoral.

La postura del PAN, fue: es el PRI, quien ha causado dolor a los mexicanos’’.

El PRD, salió al paso: Ni pesadilla panista, ni retorno al infierno del PRI’’.

Ni el poeta italiano, Dante Alighieri, hubiera encontrado mejor terreno fértil, en su época, para definir el surrealismo mexicano de hoy y escribir su obra maestra: La Divina Comedia’’, porque entonces sería nuestra. Así es el circo electoral mexicano.

A lo que iba. Ven, como se puede hacer proselitismo, sin que ellos hablen. Aunque lo hagan. Así ha sido desde el año pasado y quién ha sido sancionado.

Vamos ahora sí, a los actos de campaña encubiertos’’ y que el IFE, ponga a sus sabuesos a seguir la ruta del dinero, para condenar a los medios, que dieron espacio a los tres presidenciables mexicanos, que han sabido ir, por veredas electorales y evitar los retenes de una Ley, que no sirve para nada, más que para ser burlada.

COMMODATO

Grave. Muy grave. Lo que sostiene, Gerardo Gil Valdivia, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que las quejas de activistas sociales en el país, se incrementaron en 100%, en comparación a 21 que ocurrió en promedio al año entre 2005 al 2009. En 2010, fueron 48 y el año pasado, se presentó 158 quejas.

Lo malo es, que no detalla, el número de muertos de Organizaciones Civiles, Sociales o No Gubernamentales, refugiados en otros países que abandonaron la realidad azteca o se retiraron.