Grecia ha asegurado apoyos por un total de 45,000 millones de euros, pero necesitará alrededor de 115,000 millones de euros, según un análisis de HSBC, y 150,000 mil millones, de acuerdo a las cuentas de Goldman Sachs.

Grecia debe 300,000 millones de Euros y no ha encontrado la forma de garantizar el pago. El servicio de la deuda de corto plazo le cuesta 14% anual. ¿A quién le extraña que sus bonos se encuentren en la categoría de basura?

La esperanza de Grecia está en el apoyo europeo. Las cosas no están fáciles: 80% de los alemanes se oponen a que su país se comprometa con Grecia y la semana próxima tienen elecciones, por eso Angela Merckel no puede comprometerse ahora.

Cada día que Europa tarda en resolver la crisis griega, crece el riesgo de contagio. Portugal ya presenta los primeros síntomas. El patrón portugués recuerda el griego: hay rumores de incapacidad de pago que desploman el valor de la deuda soberana. Luego llega la baja en la calificación.

Cuidado con lo que viene. Italia, Irlanda y España están en la lista. Si el contagio llega a ellos, no alcanzará todo el dinero de Alemania.