Pues les cuento que Pemex no puede pagar a sus proveedores, ésa es la queja; primero les pidió descuentos en las facturas y después les pidió que firmaran serios convenios modificatorios a sus contratos.

Los bancos muy abusados, muy gandallas dicen otros, como Santander, empezaron a comprarles sus créditos a 11% y fue entonces que Pemex se puso las pilas y para ayudarle a sus proveedores puso dos cadenas de factoraje pero sin recurso, la de Nafinsa para los pagos en pesos y la de Greensill Capital para el pago en dólares, ambas con un interés más accesible, de 4% descontando, 100% de la factura.

Estas dos instituciones requieren que una de las condiciones para el descuento de facturas es que no estén vencidas, dado que Pemex ha incumplido con facturas desde junio de este 2015; por lo tanto, se hace necesario celebrar un convenio modificatorio para cada contrato y así poder hacer el cobro, el asunto es que este documento aún no está listo y, por lo tanto, no se puede utilizar el sistema de factoraje instituido por Pemex.

Además, ya que entró la petición al sistema se requiere que el abogado general de Pemex valide la operación y determine si es o no autorizada; ojo, la empresa debe estar limpia. ¿Cómo cumplir si no hay dinero? Lo que piden es flexibilidad, criterios que entiendan que el negocio no ha estado en las mejores condiciones.

Mañosamente o burocráticamente, no es sabido aún, el factoraje de Pemex se parece más a una ilusión, ya que así como antes no dejaban ingresar facturas a sus proveedores, ahora no están listos los convenios modificatorios.

Ojo, ya hay un problema real porque las empresas están ahorcadas, los aguinaldos no llegan y los despidos serán próximamente el tema, dice un empresario que es básicamente como el enfermo que tiene tos y va al doctor, pero no se toma el jarabe. Hasta ahora el sistema de factoraje no ha sido utilizado ni a 1% entre ambas instituciones combinadas.

Buzos

1.- Lo que se tiene en la mira ya es la Ronda 1.4. de aguas profundas y ahí sí la Comisión Nacional de Hidrocarburos, de Juan Carlos Zepeda, va a sufrir y a usar todo el talento que tiene para darle un empujón. Hasta donde sabemos, la presentación de este proceso se hará hasta después de que se conozca a los ganadores de la Ronda 1.3, posiblemente sea el siguiente viernes, y entre las novedades que habrá, además de la participación de las Major League , está el gran costo que habrá para el cuarto de datos y las facilidades para hacer consorcios.

2.- El próximo 16 de diciembre el Consejo de Administración de Pemex tomará varias decisiones, entre otras, las alianzas que llevará a cabo en la distribución, almacenamiento, transporte y venta de petrolíferos. Ojo, la riqueza de la zona de Cancún será para Hidrosina y Trafigura, como ya se le había comentado; en el caso de la zona de Monterrey será para FEMSA y su marca Oxxo.

En el caso de la zona de Pajaritos, Veracruz, la alianza es con los amigos de VOPAK, dirigida por un personaje que conoce a todos los subdirectores de Pemex Trasformación, David Lozano. Esto es lo que se espera se repase en la reunión de los directivos del miércoles.

3.- Un llamado a la limpieza profunda tiene como pendiente la CFE, de Enrique Ochoa. Su unidad de transparencia parece que ya se fue de vacaciones y no quieren dar a conocer los nombres de sus funcionarios que fueron sancionados entre 1983 y el 2015. Curioso, porque es un dato relevante sobre el control que tiene sobre los funcionarios. Hay un nombre que llama la atención: el desaparecido Eric Roberto Butcher Martínez, del que no se sabe nada desde el 1 de marzo de 1999.