Hasta el domingo pasado, 216,852 personas en México habían enfermado de Covid-19; de éstas, habían muerto 26,648.

Por el número de casos confirmados hasta el domingo pasado, la Ciudad de México ocupaba el primer lugar, con 47,047. Le seguían el Estado de México con 33,480 y Tabasco con 10,221.

Luego cuatro estados que reportaban entre 10,000 y 7,501 casos: Puebla, Veracruz, Baja California y Sinaloa.

Después, ocho que han registrado entre 7,500 y 5,001 casos: Sonora, Guanajuato, Jalisco, Tamaulipas, Michoacán, Guerrero, Nuevo León y Oaxaca.

Con entre 5,000 y 2,501 casos había otros ocho: Chiapas, Yucatán, Coahuila, Hidalgo, Quintana Roo, San Luis Potosí, Chihuahua y Morelos.

Finalmente, entre 2,500 y 529 casos se habían contabilizado en nueve estados: Tlaxcala, Aguascalientes, Querétaro, Campeche, Durango, Nayarit, Baja California Sur, Zacatecas y Colima.

Los números arriba anotados indican el número de enfermos, pero no dónde han sido más graves los efectos de la pandemia. Para esto es necesario conocer la tasa de fatalidad de casos (TFC o número de enfermos confirmados que han muerto) y la tasa de mortalidad por cada 100,000 habitantes.

Hasta el domingo pasado, la TFC de México era de 12.3% y, de acuerdo con esta medición, México ocupaba el décimo lugar mundial, después de Yemen (27.0%), Bélgica (15.9%), Francia (14.9%), Italia (14.5%), Reino Unido y Hungría (14.0% cada uno).

En lo que a la TFC de los estados del país se refiere, 14 superaban el promedio nacional: Morelos (23.0%), Baja California (21.6%), Chihuahua (21.2%), Hidalgo (16.7%), Guerrero (16.5%), Quintana Roo (16.4%) y Sinaloa (15.7%).

Con una TFC de entre 12.1% y 15.0% estaban: Puebla, Colima, México, Tlaxcala, CDMX, Querétaro y Veracruz.

Debajo del promedio nacional con una tasa de entre 5.01% y 12.0% estaban: Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes, Tamaulipas, Durango, Michoacán, Sonora, Yucatán, Tabasco, Jalisco, Campeche, Zacatecas, Oaxaca, Nayarit y Chiapas.

La tasa era de 5.0% o menos en: San Luis Potosí (4.8%), Baja California Sur (4.9%) y Guanajuato (5.0%).

Por su tasa de mortalidad por cada 100,000 habitantes, nuestro país estaba en el décimo sexto lugar con 21.0.

Por estados, esta tasa era de 72.8 en CDMX y de 50.5 en Baja California.

Si fueran países independientes, la CDMX ocuparía el segundo lugar mundial, después de Bélgica, y BC el sexto.

Las tasas de mortalidad también superaban el promedio nacional en: Sonora (21.2), Tlaxcala (22.5), México (23.0), Guerrero (23.4), Quintana Roo (31.2), Morelos (32.1), Sinaloa (39.8) y Tabasco (40.7).

Debajo de este promedio estaban, entre 10.1 y 20.0: Querétaro, Oaxaca, Nayarit, Chihuahua, Yucatán, Veracruz, Puebla, Campeche e Hidalgo.

Con una tasa de entre 5.1 y 10: Nuevo León, Zacatecas, Guanajuato, Coahuila, Durango, Jalisco, Baja California Sur, Colima, Chiapas, Michoacán, Tamaulipas y Aguascalientes.

El estado con la menor tasa era San Luis Potosí (5.0).

Todos los números anotados permiten ver qué gobiernos estatales han enfrentado más exitosamente la pandemia.

¿Cómo se comparan la TFC y la tasa de mortalidad por cada 100,000 habitantes con las que hasta el domingo se registraban a nivel mundial? Muy mal, si consideramos que los promedios globales eran de 4.8% y de 6.4, respectivamente.

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.