A pesar de que nuestro país presenta condiciones adecuadas para establecer Plantaciones Forestales Comerciales (PFC) competitivas, a la fecha México sólo cuenta con 200,000 hectáreas plantadas.

Plantar árboles no es fácil: las PFC requieren un largo periodo de maduración; los proyectos de más corto plazo requieren entre cinco y nueve años para generar ingresos; la inversión es alta y debe realizarse continuamente por varios años. Los riesgos son elevados, aunque disminuyen gradualmente en la medida en que los árboles se arraigan y crecen.

En pocas palabras, se requiere invertir mucho por varios años, sin generación de ingresos y con alto riesgo en las etapas iniciales.

Como es de suponerse, los inversionistas para PFC no abundan y aunque existen apoyos oficiales a fondo perdido, no han sido suficientes para detonar esta nueva actividad productiva en México.

Resolver esta situación ha sido una meta compartida para la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), entidades que, en estrecha coordinación, realizaron un diagnóstico orientado a identificar las causas del escaso desarrollo de las PFC en México y su solución.

El principal problema identificado fue la falta de un esquema de financiamiento adecuado a las necesidades y condiciones de los proyectos de PFC.

La solución planteada fue la creación de un fondo para financiamiento y garantías denominado Fondo Nacional Forestal (Fonafor), con el cual los plantadores pueden acceder a crédito y garantías para el establecimiento y/o mantenimiento de PFC a un plazo de hasta nueve años, considerando ese mismo periodo de gracia, tanto en capital como en intereses y a una tasa de interés aproximada de 10% anual.

De esta forma, los plantadores comenzarán a amortizar sus créditos cuando cosechen sus árboles.

El Fonafor se constituyó en mayo pasado mediante la aportación de 500 millones de pesos aportados por la Conafor, con los cuales FIRA integró esquemas de garantía de largo plazo que aseguran el pago de los créditos y sus intereses.

FIRA y Conafor han iniciado ya la promoción de este apoyo entre los plantadores mexicanos, en quienes ahora estará la responsabilidad de acelerar el desarrollo de PFC, que incrementarían la oferta de productos forestales disminuyendo la presión excesiva sobre los bosques naturales.

*Ramón Burciaga Verduzco es especialista Forestal de la Dirección de Pesca y Recursos Renovables en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]