Es poco probable que el pronóstico de crecimiento económico para el cierre de este año 2019 sea de 2% como lo ha dicho el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En consecuencia, es posible que el jefe del Ejecutivo pierda la apuesta que hizo a favor de su pronóstico.

De hecho la mayoría de los indicadores refleja que la economía no “está requete bien” como también lo ha asegurado el presidente de México.

Veremos qué cifras ofrece el próximo mes de julio, cuando dará a conocer sus propios datos.

Pero hasta ahora, el panorama económico para el país continúa deteriorándose.

En los últimos 32 meses no se ha impulsado la inversión bruta fija que potencia el crecimiento económico.

Tampoco se ha recuperado la confianza de los empresarios nacionales y extranjeros que realizan dicha inversión.

Y el sector industrial está en franca recesión, según los analistas.

Conforme pasa el tiempo, aumenta la incertidumbre y es una preocupación constante en los análisis especializados.

Moody’s recorta

Ayer, una de las más importantes agencias calificadoras anticipó un menor crecimiento económico y más recortes en el gobierno mexicano.

Moody’s volvió a recortar su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana.

Esta vez recortó su proyección de 1.7% a 1.2% para el cierre de este año.

En 2018, la agencia pronosticaba un crecimiento económico por arriba de 2% para 2019.

Apenas en febrero pasado la revisó a la baja a 1.7% y ahora la reduce a 1.2 por ciento.

Con esta revisión a la baja, Moody’s coloca su pronóstico de crecimiento a la mitad de la tabla de los pronósticos de una oncena de instituciones cuyo rango de pronósticos varía del mayor al menor desde 1.7% a 0.9 por ciento.

Pronósticos a la baja

Entre ellos el Banco de México revisó a la baja recientemente su pronóstico y lo colocó en el rango de entre 0.8% y 1.8 por ciento.

Lo que llamó la atención es que en su escenario más bajo, el pronóstico de Banxico es inferior a 1%, en sólo 0.8 por ciento.

Venía de una expansión esperada de entre 1.1 y 2.1 por ciento.

La más optimista es UBS con un pronóstico de 1.7 por ciento. Le siguen tres instituciones: FMI, OCDE y Fitch Ratings con 1.6 por ciento. La OCDE recortó su pronóstico desde 2% previo. Luego está Scotiabank con 1.4 por ciento. Deutsche Bank y Citigroup marcan 1.2%, el nivel al que coloca en su revisión a la baja la agencia Moody’s.

JP Morgan Chase y Bank Of America Merril Lynch pronostican 1.0% de crecimiento.

Y en el extremo más pesimista está Credit Suisse con 0.9 por ciento.

Las revisiones a la baja han sido la constante a lo largo de este año. Y de acuerdo con las cifras oficiales del Inegi, la contracción de la economía mexicana en el primer trimestre fue de 0.2%, respecto al periodo previo.

El indicador mostró una desaceleración más pronunciada de lo que se venía anticipando.

¿Más recortes?

Moody’s  también prevé que el gobierno deberá hacer nuevos recortes en el gasto para mantener el equilibrio fiscal prometido por Andrés Manuel López  Obrador.

Y es que a menor crecimiento, menores ingresos públicos respecto de los proyectados por el gobierno.

Y al contar con menos recursos, el gobierno se verá obligado a aplicar otra vez la tijera presupuestal.

Adicionalmente, desde el análisis de Moody’s, Petróleos Mexicanos necesitará más apoyos del gobierno nacional y consecuentemente las finanzas públicas se verán más presionadas.

Pemex deberá financiar las inversiones de capital que planea realizar para poder alcanzar la meta de producción de 2.4 millones de barriles diarios de petróleo. Además deberá enfrentar los cuantiosos e inminentes vencimientos de su deuda.

Por si fuera poco, Moody’s destaca entre sus preocupaciones la falta de predictibilidad de políticas y la débil confianza de los inversionistas en Pemex. Moody’s subraya que la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco debilitó la confianza del mercado y de los inversionistas frente a un “entorno político impredecible”.

La calificadora observa que podrían disminuir los planes de inversión pública en infraestructura en el corto plazo.

Y advierte que la desaceleración económica generaría presión en la industria de seguros y se espera que el crecimiento de las primas de seguros se reduzca.

Muy fuertes los pronunciamientos de Moody’s. Son advertencias que deberían considerarse como focos amarillos y ser atendidos por el gobierno mexicano.

¡A ver!

ATISBOS

T-MEC.- En México avanza el proceso para la ratificación del acuerdo comercial trilateral que sustituirá al Tratado de Libre Comercio norteamericano (TLCAN).

El Congreso Mexicano, en particular el Senado de la República, trabajó en el análisis del documento y ya avanzó para la aprobación del dictamen.

Si todo avanza como hasta ahora, este miércoles será ratificado en México.

Y todo indica que también será aprobado casi de manera simultánea en Canadá.

Sólo faltaría que se apruebe en Estados Unidos, en donde el obstáculo a remontar son los representantes del Partido Demócrata. Al tiempo.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.