En tanto, en México la estrategia nacional de vacunación cumple el capricho de regresar a clases para el próximo ciclo escolar, hay millones de personas que desempeñan actividades esenciales que no se encuentran en las prioridades del presidente como es el caso de los médicos del sector privado y los cuerpos de seguridad...

La pesadilla del covid parece llegar a su fin, empero los humanos nunca seremos iguales la nueva normalidad no será la misma de antes, episodios de dolor, tristeza e ineptitud no pueden ser olvidados.

En tanto que la vacuna es la llave para regresar a la normalidad, su disponibilidad marca la diferencia entre los países ricos y pobres, es notorio que en los países de alto desarrollo los planes de vacunación avanzan con mayor agilidad, a diferencia de países pobres donde países que han vacunado un poco mas de 100,000 personas.

Las asimetrías económicas se reproducen en los esquemas de vacunación.

En esta época los grupos sociales adoptan diferentes posturas en el tránsito a la tan ansiada normalidad.

En primer lugar, están los “destrampados”, aquellos que anhelan volver a su vida anterior, los que en cuanto abrieron los cines y los bares fueron para retornar a los rituales sociales de los que pandemia los privó. Son las personas que con vacuna o sin vacuna hacen siempre lo que quieren.

En segundo, se encuentran algunas personas más moderadas que a pesar de estar vacunadas se irán incorporando paulatinamente a sus tareas cotidianas y los que aún no están vacunados, esperan bajo las medidas sanitarias su turno.

En tercero, los covifóbicos personas que a pesar de estar vacunados y de ver disminuidos los contagios se toman con mucha calma la vuelta la normalidad, a éstas les costará retomar sus actividades, quizá no puedan o no les interese volver a sus vidas anteriores. 

En cuarto sitio se encuentran personas con daños severos en la salud, que padecen secuelas graves de Covid-19 y que físicamente no podrán retornar a sus vidas. En el terreno de la salud todavía estamos por conocer las secuelas de la infección y de las vacunas.

En otra situación igual de complicada se encuentran personas que perdieron a familiares y que no tuvieron la oportunidad de despedirse de ellos.

En tanto en México la estrategia nacional de vacunación cumple el capricho de regresar a clases para el próximo ciclo escolar, hay millones de personas que desempeñan actividades esenciales que no se encuentran en las prioridades del presidente como es el caso de los médicos del sector privado y los cuerpos de seguridad. La óptica del gobierno tiene, un fin en el que muchos no estamos contemplados, Ni becas ni vacunas, ni modo. Hasta la próxima querido lector.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor