La situación de la pandemia es dramática: cada 20 minutos fallece una persona, tres personas se contagian cada minuto. el dato más trágico es que somos el país que menos atención proporciona a pacientes críticos.

Sabemos que Andrés Manuel López Obrador se ufana en que es terco y no cambiará ni de estrategia ni de jinete, empero, mientras más es las urgencia de reactivar la economía, más se incrementa el número de contagiados.

A estas alturas de “la curva no aplanada” nadie en el gobierno federal puede afirmar que su estrategia ha tenido resultados. Aquella pandemia para la que estábamos totalmente preparados, lo recuerda usted, querido lector, con qué pantalones lo afirmaban.

La situación de la pandemia es dramática: cada 20 minutos fallece una persona, tres personas se contagian cada minuto. el dato más trágico es que somos el país que menos atención proporciona a pacientes críticos, literal, llegan a morirse al hospital. A este paso, llegaremos a 1 millón de contagiados en dos meses y el doctor corazón desconectó el semáforo así nomás por guapo.

A la estrella refulgente de la Cuarta Transformación, Hugo López-Gatell, sólo le bastaron 300,000 contagiados y 35,000 muertos para convencerse del uso benéfico del cubrebocas. Obvio, basado en la evidencia científica.

Por ahí dicen que el consentido de la revistas del corazón no tiene la cabeza puesta en la labor que le encomendó Andrés Manuel López Obrador, que intereses sentimentales empañan su labor.

Luego de siete meses de pandemia, hoy el mundo se ha puesto de acuerdo en cuatro aspectos: I) uso forzoso del cubrebocas, no de sostén de papada; II) aplicación de pruebas serológicas y PCR para romper las cadenas de contagio; III) apoyo económico a las personas para que no tengan necesidad de salir de casa, y IV) “el paracetamol no es cura”.

En tanto llega la poderosa vacuna de AstraZeneca, prometida para septiembre, la sana distancia, el cubrebocas y el gel antibacterial serán nuestros compañeros incómodos, que en todo momento nos recordarán lo frágil que somos. Extraño lo más elemental de salir de casa, un café con los amigos, aunque sea con la necedad de la maestra rubio.

Las anécdotas al paso de los años serán los tiempos de encierro que nos permitieron retomar la humanidad perdida y a otros simplemente descubrir sus habilidades para descansar de más; hasta la próxima, querido lector. En tanto quédese en casa y siga disfrutando de las lecturas de nuestro querido diario.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.