Superada la incertidumbre pre-electoral, ya despejada la incógnita sobre el próximo equipo gobernante y en proceso de diseminarse las nubes de un potencial desequilibrio de los indicadores macroeconómicos, el siguiente capítulo es terminar de negociar el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

La aparente actitud conciliadora del presidente estadunidense Donald Trump con Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente electo de México, ya sabemos que no es garantía de nada, pero abre la esperanza de que pueda retomarse y avanzar más ágilmente.

No son pocas los sectores industriales muy expectantes de este proceso, y uno de ellos es la industria de dispositivos médicos cuyo exponencial crecimiento durante la era TLCAN hoy coloca a México como principal proveedor de Estados Unidos en este ámbito. El vecino del norte recibe más del 90% de las exportaciones de dispositivos médicos (DM) de México, lo que hace que este país esté posicionado como el octavo exportador mundial. Hoy mueve más de 15 mil millones de dólares y la expectativa es que en dos años se elevan a unos 20,000 millones de dólares.

Los directivos de este sector industrial han estado muy vigilantes de las negociaciones del TLCAN. Representados en la Asociación Mexicana de Industrias de Dispositivos Médicos (AMID), forman parte del cuarto de junto desde el principio de la renegociación, varias empresas también participan a través de la American Chamber que igualmente está en el cuarto de junto. Entre ellas están las americanas Medtronic, J&J y Becton Dickinson, las tres líderes de producción de dispositivos médicos en México y fuertes exportadoras hacia el otro lado de la frontera.

La expectación y necesidad de que pronto se reinicien las pláticas es grande. Quizá ello no sea posible en pleno periodo de transición pero sí que no se pierda un sólo día una vez transcurrida la toma de posesión el primero de diciembre.

Y no es para menos la urgencia. Este sector, aunque no parecía ser directamente impactado por algún capítulo específico en la negociación como sucede con la industria automotriz, sí está sintiendo ahora las consecuencias, sobretodo de las veleidades mostradas por el mandatario norteamericano.

Por la misma integración que les ha facilitado el libre paso fronterizo de insumos por la frontera, hoy Importan diversas materias primas de Estados Unidos. Particularmente resienten los golpes derivados de aranceles impuestos por el gobierno trumpista al acero y aluminio porque los utilizan en algunos de sus delicados componentes.

Las plantas de DM que inicialmente se concentraban en el norte del país, como Baja California y Nuevo León, y hoy se han extendido al Estado de México, Morelos, Jalisco y Puebla, resulta que están teniendo que pagar sobreprecio por los aranceles y ese sobrecosto lo están asumiendo sus filiales en Estados Unidos. Es decir, que justo por la fuerte integración productiva en este sector de tecnología médica del TLCAN, están asumiendo costos por la extendida incertidumbre de la renegociación del mismo. Los beneficios del Tratado trilateral hoy por el momento se les están revirtiendo convertidos en sobrecostos financieros. Y no dudemos que sean de las industrias que ya estén presionando por allá en territorio americano a sus autoridades para que igualmente se apuren y cierren de una vez por todas este capítulo de incertidumbre comercial con México.

No debe ser de a gratis la prontitud con que estará aquí la próxima semana el canciller de Estados Unidos, Michael Pompeo, para reunirse, sí con el presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo mexicano Luis Videgaray, pero antetodo con el ganador de las elecciones presidenciales Andrés Manuel López Obrador. No hay duda que el tema comercial en este primer acercamiento con el equipo entrante será prioridad.

 

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.