De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), la producción mundial de trigo para el año comercial 2011/12 será la más alta en los últimos 10 años, al alcanzar 700 millones de toneladas.

Esta cifra es 6.7% superior a la observada en el año comercial inmediato anterior y 14.5 millones de toneladas más que la cosecha récord del 2009/10.

Lo anterior como respuesta a los elevados precios del grano de los dos últimos años y a las cosechas registradas por los tres principales países productores del hemisferio sur.

En tanto, el consumo mundial de trigo se espera que sea 3.8% superior que lo logrado en el año comercial 2010/2011.

El citado crecimiento supera la tendencia de los últimos 10 años (TMAC de 1.1 por ciento). En la previsión destaca el aumento del consumo del trigo forrajero en 12.5% al ubicarse en 135 millones de toneladas. Esto es posible explicarlo por la mayor oferta de trigo de baja calidad cotizado a precios inferiores que los granos forrajeros tradicionales.

Por su parte, el comercio mundial de trigo se estima que sea 7.9% superior al observado en el 2010/11, al ubicarse en 135.0 millones de toneladas. No obstante, se prevé que las exportaciones durante el año comercial 2011/12 de Estados Unidos sean 22.4% inferiores al año inmediato anterior.

Derivado de la oferta de trigo, históricamente alta, se estima que la relación inventario a consumo sea para el 2011/12 de 29.1%, es decir, 1.7 puntos porcentuales por arriba de la alcanzada en el 2010/11. Así, se prevé que los precios internacionales en los próximos meses podrían reducirse ligeramente.

Derivado de lo anterior, las expectativas de producción para el ciclo 2012/13 que inicia en julio del 2012 indican que ésta se reducirá en 1.4% al ubicarse en 690 millones de toneladas.

Sin embargo, el aumento en los inventarios previsto para el ciclo 2011/12 del orden de 3.7% suponen que la oferta de trigo será suficiente para satisfacer la demanda prevista.

De esta manera, es preciso estar atentos a las condiciones climáticas de los próximos meses que podrían impactar negativamente en las previsiones actuales del mercado de trigo, particularmente en Europa.?

*Lizbeth Uribe es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. [email protected]