El escenario más probable en EU será que la definición del candidato presidencial sea acompañado de otros procesos legales dadas las declaraciones de Donald Trump de acudir a la Suprema Corte y realizar nuevamente el conteo de votos en distintos estados

Nuevamente, las encuestas que encaminaban a un proceso electoral con una victoria contundente en Estados Unidos para la elección presidencial volvieron a fallar.

La elección electoral en este país ha sido históricamente cerrada en estados clave o “bisagra” (swing states) los cuales típicamente definen la victoria de algún candidato, ya que cuentan con un peso relevante en el colegio electoral pero no muestran un sesgo político en elecciones previas.

El escenario más probable en Estados Unidos será que la definición del candidato presidencial sea acompañado de otros procesos legales dadas las declaraciones de Donald Trump de acudir a la Suprema Corte y realizar nuevamente el conteo de votos en distintos estados.

Con ello, podríamos esperar volatilidad en los mercados en general hasta lograr mayor claridad en este ambiente complejo.

Naturalmente, los mercados han sido sensibles al desempeño de este proceso. El tipo de cambio mostró gran volatilidad en la noche del martes pasado, logró tocar los 21.97 pesos por dólar a las 20:45 horas de ese día, asimilando resultados que favorecían al candidato republicano; sin embargo, este escenario se ha revertido y el dólar ha mostrado una debilidad generalizada frente a distintas divisas internacionales, entre ellas la nuestra, que se mantiene en niveles de 20.70 pesos por dólar al medio día de la jornada del 5 de noviembre.

Los mercados accionarios han reaccionado con gran ímpetu al mostrar alzas generalizadas en Estados Unidos: el S&P 500 reporta un crecimiento cercano al 7% en los últimos cinco días.

Cabe señalar algunos sectores económicos contrastantes que no han reflejado el mismo avance en el mercado, tales como petróleo y gas y materiales de construcción, que podrían explicarse por políticas más agresivas y restrictivas bajo una administración por parte de Biden.

Debemos recordar que el mercado mexicano y nuestra moneda han mostrado un importante rezago desde la  entrada de Donald Trump a la presidencia.

El principal índice accionario en nuestro país, integra una variación acumulada de -21%, desde el 8 de noviembre de 2016 a fechas actuales y, por otro lado, el tipo de cambio acumula una depreciación de 13% en este mismo periodo.

Con base en nuestros cálculos, el riesgo país de México asimila un crecimiento de más de 200 puntos base a partir de este evento, nivel que consideramos extraordinario.

Es posible que bajo una presidencia de Joe Biden el riesgo país de México pueda disminuir, y con ello ver mejoras en la inversión, asumiendo una política menos hostil hacia nuestro país.

No debemos dejar de lado los problemas derivados de la actual pandemia y con ello los estímulos monetarios y fiscales que podrían provenir.

La Reserva Federal en EU acaba de anunciar su política monetaria en donde no hubo cambios significativos, manteniendo el rango de la tasa de referencia entre 0.00 y 0.25%, lo que indica un costo mínimo del crédito y contrastante con otras economías emergentes, lo que podría seguir debilitando al dólar frente a otras monedas.

Por otro lado, los inversionistas también asimilan los recientes resultados corporativos al tercer trimestre del año, los cuales residen su importancia al anticipar, en muchos casos, recuperaciones o puntos de inflexión operativa y financiera.

Nos encontramos un evento histórico y complejo, en donde distintas variables de gran importancia han convergido en estos días.

Estos tiempos pueden ser un gran aliado para los inversionistas para aprovechar oportunidades claras y defensivas ante este escenario de gran volatilidad.

Con ello, en Signum Research  de la mano de Punto Casa de Bolsa, nos hemos dado a la tarea de estructurar carteras rentables y diversificadas que puedan lograr un desempeño superior a los índices accionarios de referencia pese a la situación actual.