Se les acaba el tiempo a los legisladores mexicanos para que incorporen a la legislación las 40 recomendaciones que el Grupo de Acción Financiera Internacional hizo a nuestro país para combatir con mayor eficacia el lavado de dinero, un delito que se calcula maneja operaciones de hasta 50,000 millones de dólares de manera anual.

La fecha límite para cumplir con los requerimientos antilavado caería en los primeros días de febrero del 2021; por lo que, si se toman en cuenta los plazos promedio de discusión y promulgación de las leyes, el actual periodo de sesiones sería el último llamado para que México no sea considerado entre los países con alta vulnerabilidad en la materia.    

Por ello, existen ya iniciativas en el Senado de la República para evitar que México caiga en esa indeseable lista negra, las cuales están enfocadas a fortalecer la autonomía de gestión de la UIF, de Santiago Nieto, mediante reformas a la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

La fabricante china de teléfonos inteligentes Huawei Technologies respondió a las acusaciones dadas a conocer en algunos medios sobre su participación en el espionaje a otros países.

Al respecto, indica que las declaraciones de Estados Unidos acerca de que Huawei usa intercepciones legales no son más que una cortina de humo, pues no se adhieren a ninguna forma de lógica aceptada en el dominio de la ciberseguridad.

La firma indica que nunca ha accedido ni accederá de manera encubierta a las redes de telecomunicaciones, ni tiene la capacidad de hacerlo. De hecho, aclara, el papel de Huawei como vendedor de telecomunicaciones es proveer de equipo que siga los estándares 3GPP/ETSI, de la misma forma que cualquier otro vendedor y está obligada a seguir estándares de intercepción legales en toda la industria como el TS 33.107 de la 3GPP para redes 3G, y el TS 33.128 para 5G de la 3GPP.

Señala que sólo provee equipo y que acceder a las redes de sus clientes sin su autorización y sin su visibilidad sería imposible, pues no cuenta con la capacidad de sobrepasar a los operadores, acceder al control y tomar datos de sus redes sin ser detectados por los sistemas de seguridad y firewalls normales.

La red social más grande del mundo, Facebook, de Mark Zuckerberg, indicó haber alcanzado un acuerdo con la agencia de noticias Reuters, filial de Thomson Reuters, para verificar el contenido publicado en la red social y en su aplicación para compartir fotos Instagram.

Facebook, sometida a presiones para eliminar las noticias falsas de su plataforma antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, inició un programa piloto en diciembre para detectar más rápidamente informaciones erróneas.

La medida se tomó después de que agencias de inteligencia de Estados Unidos informaran que las redes sociales se utilizaron en una campaña de ciberinfluencia rusa destinada a interferir en las elecciones del 2016, una afirmación que Moscú ha negado.

Una división recién creada por Reuters verificará las fotos, videos, titulares y otros contenidos generados por los usuarios para la audiencia estadounidense de Facebook, tanto en inglés como en español, indicó la agencia de noticias en un comunicado. No se revelaron los términos financieros.

Facebook trabaja con otros siete socios de verificación de información en Estados Unidos, incluyendo Associated Press (AP) y Agence France-Presse (AFP).

Afectados por la deserción de participantes, los organizadores de ferias internacionales se interrogan sobre si continuar, aplazar o cancelar sus actividades ante la crisis del nuevo coronavirus, que golpea a un sector floreciente.

Gigante de las ferias internacionales, con cerca de 110,000 visitantes y 2,800 empresas expositoras, el Congreso Mundial del Móvil, organizado en Barcelona, canceló su edición 2020, ante la falta de participantes.

Facebook, BT, Cisco, Nokia, Amazon y Sony, la lista de pesos pesados que habían anunciado que no asistirían aumentó en los últimos días, obligando a los organizadores a reunirse de urgencia este miércoles para tomar una decisión.

Una cancelación será un fuerte golpe para este sector que genera 1.3 millones de empleos y 150,000 dólares de gastos directos, según la UFI, asociación que agrupa a los organizadores de ferias, que registra 32,000 actividades de este tipo cada año en el mundo.

Varias ferias de menor importancia fueron ya anuladas en las últimas semanas, principalmente en China, debido a la epidemia del COVID-19. Entre éstas, la feria de arte contemporáneo Art Basel, prevista a fines de marzo en Hong Kong, y la Conferencia y Exposición de Aviación de Negocios en Asia a fines de abril en Shanghai.

En Europa, por ahora, las decisiones han sido menos radicales, aunque fue cancelada una feria de relojeros en Zúrich y se aplazó un foro de inversión en Sochi, Rusia.