El 7 de julio fueron publicadas en https://covid19.healthdata.org/mexico las proyecciones actualizadas de muertes acumuladas, muertes diarias, personas infectadas y cuáles son los recursos hospitalarios que se requerirán de aquí al 1o de noviembre para México y para cada uno de los 32 estados.

Las proyecciones se hacen para tres escenarios. El peor que es considerando que se interrumpe el distanciamiento y se regresa a la movilidad de antes de la pandemia, incluyendo escuelas y reuniones de grandes grupos. El intermedio que toma en cuenta una relajación gradual, pero considerando que cuando la mortalidad por Covid-19 en uno o dos días es superior a 8 por 1 millón de habitantes, se regresa al confinamiento. El tercer escenario agrega además el uso de cubrebocas a 95% de la población. Esto, siguiendo los estándares de otros países en donde el uso universal de la mascarilla ha tenido un efecto tangible.

Para México se están proyectando a nivel nacional 49,409 defunciones por Covid-19 para finales de julio. Ello representa alrededor de 16 mil muertes más de las ya registradas al 8 de julio. Para finales de agosto se proyectan 68,247 y 89,060 para el primero de octubre.

Acciones enérgicas evitarían más de 100,000 muertes

En el escenario más negativo, la proyección de muertes acumuladas en el primer escenario para noviembre en México es de 204,000 muertes (153,000-279,000); para el segundo de 103,000 (82,000-135,000) y para el tercero 97,000 (77,000-130,000). En la herramienta de visualización se observan las tendencias para cada estado para los tres escenarios también. En el mapa se muestra la tasa de mortalidad a noviembre del tercer escenario.

Los estados con mayor mortalidad proyectada son Sonora, Ciudad de México y Baja California y los que tienen menor mortalidad para noviembre son Oaxaca, Zacatecas y Michoacán.

Los números estimados son claros y contundentes: si se actúan enérgicamente se pueden evitar más de 100,000 defunciones en el país en un periodo de 4 meses. No relajar el distanciamiento y ponerse riguroso con el uso de cubrebocas puede evitar 10,191 muertes en la Ciudad de México, 9,501 en Jalisco y 9, 018 en Puebla y 7,017 en Tamaulipas.

Otro resultado es el número de infectados estimados a lo largo de la epidemia cada día. Las proyecciones toman como insumo los casos confirmados, pero no los proyecta. Conocer el número de infectados permite conocer la propagación de la epidemia en la población. Al 9 de julio se estiman 10 millones de mexicanos infectados por el Covid-19 y que este número puede llegar a 45 millones en noviembre de este año.  Pero de no seguir medidas enérgicas la cifra podría llegar a 60 millones de infectados para la misma fecha. Nuevamente, acciones enérgicas pueden evitar 35 millones de infectados. Es decir, de una prevalencia estimada en alrededor de 20% se podría elevar hasta 47%, con un costo alto de vidas y de enfermos graves que acudirían a los hospitales.

Las proyecciones del IHME también incluyen el número de camas hospitalarias y de terapia intensiva que se requerirían en los momentos más complicados de la epidemia en cada uno de los estados. Considerando las proyecciones de recursos existentes antes de COVID, se estiman problemas de camas en Tabasco para el 21 de julio. Lo positivo es que las previsiones tomadas con la reconversión hospitalaria en el país justamente pueden evitar estas señales de alarma. Los resultados de la proyecciones y algunos insumos de las 32 actualizaciones realizadas desde marzo se pueden obtener en http://www.healthdata.org/covid/data-downloads.

La comprensión y la respuesta del mundo a Covid-19 está evolucionando rápidamente. IHME realiza el esfuerzo de incorporar nueva evidencia tan pronto como esté disponible, y en consecuencia las estimaciones cambiarán en respuesta a estos datos.

Es importante quitar la idea de que las proyecciones son ejercicios de precisión. Por eso se presenta una estimación media rodeada de intervalos de incertidumbre que permiten conocer la potencial variación de las proyecciones. Los intervalos de incertidumbre más grandes se deben a la disponibilidad limitada de datos, a estudios pequeños y en ocasiones a datos contradictorios. Sin embargo, se recomienda a los lectores prestar atención al intervalo de incertidumbre completo, especialmente a los valores superiores. Al anticipar la demanda empleando el valor superior del intervalo, puede ayudar a que las instalaciones hospitalarias no se saturen en el último minuto.

Las proyecciones ayudan a dar una idea del camino que puede seguir la epidemia con o sin acciones enérgicas, pero de ninguna manera pretenden evaluar el desempeño de un sistema de salud nacional ante la epidemia, ni mucho menos hacer ejercicios de precisión en los números proyectados. Lo que motiva este ejercicio es una solicitud expresa de ayuda para asignar los recursos de manera más justa y ordenada en organizaciones que no estaban preparadas.

*El autor es profesor de la Universidad de Washington.

 

[email protected]

 

Twitter: @DrRafaelLozano