Paradojas de la Cuarta Transformación: el rescate de Petróleos Mexicanos, prioridad en el primer tramo de la administración de Andrés Manuel López Obrador, ha redundado en una caída en la producción y las ventas de la empresa productiva del Estado.

La efectividad de la política del nuevo gobierno ha quedado en entredicho, ante los malos resultados —pérdidas acumuladas por 18,000 millones de dólares en el primer año— de la administración de Octavio Romero Oropeza. Los paros y bloqueos ilegales en yacimientos también se han extendido a la industria minero-metalúrgica en el primer año de la 4T. Y no se avisora una solución, en el corto plazo.

En este sector —que de acuerdo al INEGI generan 2.6 millones de empleos directos e indirectos—, los enfrentamientos entre los liderazgos sindicales son un factor determinante de la parálisis. Tan sólo el año pasado, de acuerdo con esa instancia gubernamental, el Producto Interno Bruto de la minería tuvo un desplome de 5.1%, sólo superada por el descenso de la industria petrolera que se desplomó 6.7 por ciento. Los sindicatos mineros disputan los yacimientos mineros como botín de guerra. ¿Ejemplos? El conflicto en la mina San Rafael, de Cosalá, en Sinaloa, en donde obreros denunciaron ante el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, el problema provocado por simpatizantes del senador Napoleón Gómez Urrutia para golpear a la CTM.

El sábado pasado, mineros de Cosalá se interpusieron a la camioneta en la que viajaba el primer mandatario de Sinaloa a Durango para explicarle que la mina está bloqueada desde el 25 de enero por simpatizantes de Gómez Urrutia, a pesar de que el contrato colectivo de trabajo pertenece a la CTM, liderada por Javier Villarreal.

Los mineros inconformes —según consta en audios y videos del encuentro, en poder de este espacio— aseguraron al Ejecutivo federal que como parte de las propuestas napistas, que dieron pie a ese paro ilegal, se exige a la empresa minera que pague a los afanadores 9 mil pesos semanales, para homologarlos con los trabajadores de Canadá, lo cual hasta los mismos mineros mexicanos consideran desproporcionado y sólo como pretexto para chantajear a la compañía privada.

Los bloqueos contra las empresas mineras son una constante en la 4T. Allí está el conflicto por la mina Peñasquito, en Mazapil, Zacatecas, provocado por Felipe Pinedo, líder del Frente Popular de Lucha de Zacatecas, y amigo del senador José Narro, fuerte aspirante a la gubernatura de la entidad, y quien pretende que sólo transportistas aliados acarreen el mineral del yacimiento.

Efectos secundarios

UBICACIÓN. La firma española Repsol eligió a Tampico como centro de operaciones logísticas para las seis áreas contractuales con las que cuenta en aguas someras y profundas del Golfo de México, según la información que los ejecutivos de esa empresa proporcionaron al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca. El mandatario panista, de gira en la CDMX, también se reunió con directivos de la operadora de campos terrestres de hidrocarburos Grupo Jaguar E&P, que le notificó de la ampliación de sus operaciones y la generación de nuevas inversiones en aquella entidad fronteriza, que concitarían aproximadamente 100 millones de dólares en la perforación de 18 pozos.

¿ETIQUETADOS? No habrá más impuestos, es la promesa del gobierno federal. Nada que pueda afectar a los ciudadanos... pero sobre todo, a las exiguas finanzas públicas. ¿La solución? Ampliar la base de los contribuyentes. Pero resulta peculiar, es que por su parte, el diputado con licencia y presidente de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, quiera que los ingresos recaudados por el impuesto especial aplicado a productos como cigarros, botanas, cerveza, bebidas y alimentos pasen al Insabi, cuando sabemos que en nuestro país no es posible etiquetar los recursos para dirigirlos a programas determinados.

TEXTUAL. La bronca que antecede a la designación de los cuatro nuevos consejeros del INE simplemente no amaina. En la Cámara de Diputados, el líder de la bancada panista, Juan Carlos Romero Hicks, planteó una tregua a la mayoría morenista. “Son tiempos de prudencia, legalidad, sensibilidad, sentido común y de altura de miras. Que no vengan tormentas, que no vengan amenazas, debatir no es reñir, increpar no es reprimir y la ley no se concilia a través de subterfugios. Démosle certeza a la ciudadanía”, planteó.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.