Durante la semana fuimos testigos del polémico relevo de Muna Dora Buchahin, como directora general de Auditoría Forense de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), lo que debería ser un cambio natural o, en su caso, un conflicto laboral, resultó ser una bomba mediática.

Muna Dora, quien tuvo bajo su responsabilidad investigaciones relacionadas con la Estafa Maestra, decidió litigar el asunto en los medios de comunicación. En una carta enviada a un portal de noticias, pide a David Colmenares que le informe sobre los motivos de su despido, considerando que afecta las auditorías pendientes en la materia, pone en peligro su integridad física y obedece a un intento desde la ASF por darle carpetazo al asunto.

Por el mismo medio, el auditor especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard, explicó que la exfuncionaria fue removida de su cargo por “conflicto de interés”, detalló que en el 2017 la ASF contrató a la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE), encabezada por la propia Muna Dora, y señalo que las investigaciones y procedimientos relacionados con la Estafa Maestra se atenderán debidamente.

La ex directora general de acuerdo con las leyes de la ASF es una trabajadora de confianza y puede ser removida “por la sola pérdida de confianza”, como lo ha señalado la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Desde luego que Muna Dora —cercana al exauditor, Juan Manuel Portal, quien también encabezó la ACFE— tiene derecho a acudir a los medios de comunicación; también tiene derecho a exigir que se respeten sus derechos laborales como trabajador de confianza, por cierto, muy pocos en las leyes mexicanas; desde luego, que tiene derecho a exigir que se le informen las causas de su cese, si es que no le fueron expuestas en su momento, pero si lo que le interesa es preservar su legado y el de Juan Manuel Portal en las investigaciones relacionadas con la Estafa Maestra y en otras muchas que siguen pendientes y si considera que está en juego su integridad física, por amenazas, comentarios o mensajes relacionados con sus investigaciones, se equivoca en las formas de encauzar sus inquietudes. Decisiones de esta naturaleza atentan contra la institución y sus objetivos.

La ASF es un instrumento clave en la lucha anticorrupción, es el primer paso de muchos que se tienen que dar para asegurar el correcto uso del gasto público y contribuir para que vivamos en un verdadero Estado de Derecho.

@ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.