Las moliendas de caña de azúcar ocurridas a inicios de este mes dieron por concluida la producción del dulce correspondiente a la zafra 2011/12. De acuerdo con información del Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca), las cifras preliminares de cierre indican que la producción nacional fue de 5.05 millones de toneladas de azúcar. Lo anterior representa una reducción de 2.6% con respecto a la zafra anterior.

Sin embargo, conviene destacar algunas características de este ciclo azucarero. En primer lugar, la duración de la zafra fue de 157 días; es decir, 12 más que en la anterior. En este lapso de tiempo se cosechó una superficie de 703,761 hectáreas, lo que representa un incremento de 4.5% respecto del ciclo pasado. Así, se obtuvieron 46.2 millones de toneladas de caña de azúcar molida, un volumen 4.7% superior a la molienda de caña del año anterior.

Bajo estas condiciones, se hubiera esperado una mayor producción que la del ciclo anterior. No obstante, se presentaron dos factores que incidieron negativamente en la producción: 1) el clima y 2) la eficiencia de las fábricas.

En particular, se presentó una sequía que afectó los estados de Veracruz, San Luis Potosí y Tamaulipas. Además, se observó una reducción promedio de 0. 9 y 7.1% en la eficiencia y rendimiento de los ingenios azucareros para la extracción de sacarosa, respectivamente.

La expectativa de producción de azúcar para el ciclo 2012/13, de acuerdo con información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés) es de 5.4 millones de toneladas de azúcar.

Al respecto, la Conadesuca publicará a inicios de noviembre el primer estimado nacional de producción de azúcar para la siguiente zafra, confirmando o corrigiendo este dato.

Los ingenios azucareros cuentan con aproximadamente 120 días para realizar los mantenimientos, reparaciones y/o adecuaciones previos al inicio de la siguiente zafra.

Asimismo, las recientes precipitaciones en el país serán benéficas para los cañaverales. Por lo tanto, es posible anticipar que, de contar con condiciones climáticas favorables en los próximos meses, con una superficie destinada al cultivo de caña similar a la de esta zafra, así como con el adecuado mantenimiento en los ingenios, se podría efectivamente materializar el pronóstico del USDA.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

?jrojeda@fira.gob.mx