Desde el 3 de mayo muchos mexicanos no podemos borrar la imagen de esta ominosa V que nos mostró el trágico accidente donde murieron 26 personas y más de 80 resultaron heridas en la multicitada Línea 12 del Metro. Fue una noche triste, larga y, espero, aleccionadora.

Sin duda la construcción de esta parte del sistema de transporte colectivo nació con mal fario. Cuando en 2006 el entonces jefe de gobierno de la ciudad anunció con bombos y platillos que se llevaría a cabo la construcción de este tramo, la ciudadanía lo recibió con júbilo. Recordemos que, en la administración de su antecesor, el señor. López Obrador, se había privilegiado como nunca al automóvil con la construcción de los segundos pisos mostrados como la obra monumental de esa administración.

Así que cuando se vio que había la intención de ampliar el transporte colectivo, buena parte de la ciudadanía lo festejamos por razones económicas, de movilidad y ambientales. Así, en 2012 cuando Mancera era el consentido del actual Canciller y antes de que terminara su sexenio se llevó a cabo la magna inauguración. Pero…las cosas no salieron bien. 

Para 2014 Mancera tuvo que cerrar once estaciones del tramo elevado y comenzaron a correr los rumores ante tal decisión. Que las llantas no eran del tamaño de los rieles, que estos tramos ponían en riesgo la vida de los usuarios, que se habían hecho ahorros indebidos por razones inconfesables y más.

En esos tiempos el Sr. Ebrard se encontraba viviendo en Paris alejado de esta catarata de especulaciones que ponían en duda la probidad de la obra. En fin, que durante más de un año y por decisión de Mancera estuvo parada la L12 hasta que se pudiera utilizar sin riesgo para los pasajeros. Es en 2015 cuando se vuelve. Varios funcionarios involucrados en la construcción original de estas obras, mientras se rehabilitaba, fueron sancionados y muchos destituidos. Ojo.

Pasados algunos años en su retiro de Paris, se dio el regreso de Marcelo Ebrard y nadie lo volvió a asociar con la suspensión que se tuvo que llevar a cabo por la inseguridad de la Línea Dorada, como se le decía, Y Marcelo llegó y rápidamente se integró al primer círculo de eso que llaman 4T. Guau, ¡que talento político!

Mientras, una ambiciosa funcionaria, quien fue responsable de la construcción de los segundos pisos del periférico (ella no es ingeniera ni arquitecta, no más es incondicional) trabajaba incansablemente para llegar al gobierno de la CDMX. Y lo logró. 

Y aquí comienzan las preguntas incómodas que molestan a todos los protagonistas de esta muy trágica historia (que no incidente). ¿Por qué la jefa de Gobierno conociendo los antecedentes de este tramo de la L12 no se ocupó activamente por darle el mantenimiento y cuidados preventivos? ¿Descuido? ¿Resultado del austericidio generalizado? ¿Por qué la directora del metro, Florencia Serranía, desde que se incendio la central de este medio de transporte no se hizo responsable de ello y fue sancionada o despedida? ¿Por qué ante la desgracia del metro Olivos tampoco da la cara? ¿Quién protege y por qué a la Sra. Florencia? ¿Alguien conoce su paradero? ¿El Sr. Ebrard está exento de culpa porque ya pasaron los años? ¿Mancera es culpable también por haber recibido una obra deficiente de origen? ¿El que haya parado el funcionamiento de la L12 para corregir errores es un atenuante a su culpabilidad? ¿Y el señor Mario Delgado, flamante Secretario de Finanzas del gobierno de la ciudad en los tiempos del hoy Canciller, que papel jugó en la asignación de los contratos? ¿El autorizaba finalmente los presupuestos? ¿Y las empresas constructoras? ¿Hasta dónde llega su responsabilidad?

En fin, creo que mientras no exista un peritaje independiente, que no dependa de ninguno de los involucrados, estas preguntas no tendrán respuestas claras. Lamentablemente.

¿Y las personas que perdieron la vida?, ¿y los heridos?, ¿y los deudos? ¿a alguien le preocupan verdaderamente?

No lo sé, pero se dice que con el metro que mides, serás medido. Eso espero.

Twitter: @TereValeMX

FB e IG: TereValeMX

Youtube: Tere Vale/El Rápidin

Tere Vale

Psicóloga

Columna invitada

Psicóloga, conductora, escritora, comentarista de Grupo Fórmula.

Lee más de este autor