Se trata de reducir la maraña administrativa para mejorar el ambiente de los negocios y facilitar el pago de los impuestos.

La simplificación fiscal que se anunció, podría permitir -estiman en el propio gobierno- que México dé un salto de 40 lugares en el ranking de competitividad del Banco Mundial.

Pero las medidas administrativas en materia fiscal son apenas el inicio de una intensa oleada desregulatoria que busca reactivar el mercado interno y eliminar una gran cantidad de obstáculos para los negocios en México.

El Jefe del Ejecutivo convocó y recibió el apoyo total de los organismos cúpula integrantes del Consejo Coordinador Empresarial que encabeza Mario Sánchez. Según el dirigente empresarial, fueron consultados sobre su ubicación y ellos aceptaron estar a espaldas del Presidente, porque de hecho avalan las medidas administrativas.

Incluso, la disposición del templete en el que hizo el anuncio el presidente Felipe Calderón, en la escalinata de la residencia oficial de Los Pinos, fue simbólico y lleno de señales. De pie y a su lado, estuvieron tres secretarios de Estado: el de Hacienda, Ernesto Cordero, responsable de esta primera ronda de medidas administrativas; el de Economía, Gerardo Ruiz Mateos; el de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, además del director del Seguro Social, Daniel Karam. Estos dos últimos son los responsables de la tala regulatoria que será anunciada en breve, tanto hacia el interior del gobierno federal, como desde el gobierno y hacia los sectores productivos.

Viene una homologación de normas diversas, actualmente en vigor, con las vigentes en Estados Unidos, que permitirán la eliminación de obstáculos absurdos para los negocios. Las medidas de simplificación anunciadas en el Diario Oficial de la Federación permitirán a los contribuyentes ahorros hasta por 15,000 millones de pesos anuales y reducirán hasta 40% el tiempo que destinan a cumplir sus obligaciones fiscales.

Con esta simplificación tributaria, México estará en línea con las mejores prácticas internacionales.

En breve, darán a conocer los avances y resultados para simplificar de fondo la regulación en los ámbitos del gobierno.

Luego del acto público, el Jefe del Ejecutivo invitó a los representantes del sector privado, a algunos columnistas y comentaristas a conversar en corto sobre las medidas administrativas anunciadas y la seguridad nacional. El presidente Calderón, en corto, sin duda, tiene una enorme capacidad de comunicación.

Allí estuvo acompañado por los tres secretarios y los integrantes más cercanos del equipo de Cordero, además del presidente del Servicio de Administración Tributaria, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

El diálogo fue abierto y sin cortapisas; los empresarios hicieron comentarios y preguntas que respondió el Presidente y en ocasiones pidió que respondieran los responsables directos, como José Antonio Meade, Gutiérrez Ortiz Mena y José Antonio González. Alfredo Gutiérrez Mena mencionó que la base de contribuyentes aumentó en 6.3 millones de personas en lo que va de la actual administración, pero lo impresionante es que en lo que va del año la base registró un aumento de 1 millón de personas.

Otro dato destacable del Presidente del SAT es que el Impuesto sobre los Depósitos en Efectivo ha permitido una recaudación de entre 3,000 y 4,000 millones de pesos, pero lo importante es que por actos de fiscalización

derivados del IDE se han recaudado 74,000 millones de pesos.

CUENTOS VERAS

Es prácticamente un hecho que el nuevo Presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) será el recientemente nombrado quinto comisionado, Mony de Swaan, excoordinador de asesores del secretario de Comunicaciones, Juan Molinar Horcasitas.

El grupo de los comisionados de Cofetel ya habría sido conminado para que decline en favor de Mony de Swaan.

En virtud de las pujas crecientes, se suspendió ayer la licitación 21 -la de la banda 1.7 del espectro radioélectrico- para revisar a la alza, otra vez, las garantías de los postores. Se reanudará el 8 de julio. Los 5,488 millones de pesos ofertados hasta la ronda 59 -en las dos licitaciones- sobrepasan en 40% las garantías de seriedad actualizadas anteriormente, que deben rondar entre los 2,740 y 3,920 millones de pesos. La 21 tiene ofertas por 3,903 millones de pesos, equivalentes a 71% del total, y la licitación 20 tiene ofertas por 1,585 millones de pesos, es decir 29% del total.