En esta segunda entrega comentaré cómo las empresas de Sinaloa buscan la competitividad en el negocio del maíz, en un mercado de los alimentos cada vez más exigente, que demanda productos sanos y de alta calidad a precios competitivos

La importancia de las empresas parafinancieras de Sinaloa que operan con los intermediarios financieros del país y por supuesto con FIRA, como integrante de la banca de desarrollo de la SHCP actúan como centros de acopio de las cosechas, con una importancia implícita para la distribución y recuperación del financiamiento bancario, así como la administración de riesgos; la compra consolidada de insumos para obtener descuentos en semillas, fertilizantes y la comercialización en grandes volúmenes de las cosechas.

A lo largo de todo el estado empresas semilleras, formuladoras de fertilizantes y agroquímicos que buscan ofrecer productos especializados para los cultivos del estado su objetivo es obtener cultivos sanos, bien nutridos y libres de plagas y enfermedades, que expresen su potencial genético y son una industria de soporte estratégica para el futuro del negocio de la producción de granos.

Varias empresas de la región están exportando maíz aprovechando la ventaja de contar con el puerto local de Topolobampo.

México es autosuficiente en la producción de maíz blanco. hay volúmenes disponibles para exportar al menos 500,000 toneladas de este grano producido en Sinaloa, para procurar un desplazamiento ordenado del inventario sin afectar al consumidor nacional, esto conlleva la ventaja de que, al no existir sobreoferta de maíz en el verano, el precio del grano no se vería afectado y no se lesionarían los ingresos de los productores, evitando incumplimientos en el pago de sus créditos de avío y se asegura la continuidad en el otorgamiento de financiamiento para los ciclos siguientes.

Con Granos de Sinaloa, SA de CV, FIRA apoya una consultoría en Agricultura Sustentable, a fin de que el cuerpo técnico de esta parafinanciera asesoré a los productores para realizar adecuadamente la nutrición y el manejo del cultivo, así como cuidado del suelo y agua. Se pretende lograr con dichas prácticas incrementar el rendimiento en 2 toneladas por hectárea, con costos similares al manejo convencional.

En el caso de empresas como Impulso Rural, SA de CV y Agrofinanciera Comercial El Sinaloense, SA de CV, también trabajan en prácticas sustentables, con énfasis en la producción de microorganismos que sus productores aplican al suelo para hacer más eficiente el aprovechamiento de nutrientes, logrando aumentar hasta 20% el rendimiento del maíz, así como una recuperación gradual de la materia orgánica en el suelo.

Servicios Agropecuarios de la Costa, SA de CV, empresa Parafinanciera apoyada por FIRA, tiene un programa con MasAgro para impulsar la labranza de conservación entre sus productores habilitados, reportando reducción en costos del cultivo en 20 por ciento.

Por último, es conveniente mencionar, que además de vender maíz blanco a granel o cribado, sea al mercado nacional o de exportación, o bien encostalado para la industria de la masa y la tortilla del centro del país, se debe seguir invirtiendo en la generación de proyectos que agreguen valor, y con ello, fortalecer la rentabilidad de la red de valor maíz en Sinaloa.

*Efraín Reyes Rodríguez es residente estatal de FIRA en Sinaloa. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]