La falta de competencia ha sido identificada como uno de los problemas que impide que la economía eleve su potencial de crecimiento, el cual con sólo pequeños ajustes puede aumentar considerablemente el incremento observado anual.

Se han mencionado algunas cifras relacionadas con el aumento en el crecimiento que podría propiciarse ajustando algunas cosas dentro de nuestra economía, aunque este tipo de aseveración es riesgosa, ya que el efecto en la tasa de crecimiento depende de varios factores, entre ellos del tipo de reforma o cambio que se promueva y del carácter del mismo, ya que el efecto va a ser diferente si el mismo promueve un cambio permanente en los incentivos, o bien si sólo se trata de pequeños ajustes tipo gato pardo, que nos encantan a los mexicanos, en los que todo cambia para que no cambie nada.

Todos a sus casas felices, excepto los pobres y los grupos que ahora llamamos clase media, por su ingreso, pero que para nada gozan de una situación económica al menos suficientemente holgada, a juzgar por sus patrones de consumo y las carencias que soportan dentro de su ámbito familiar.

Desde el futbol hasta el transporte público se observan los efectos de la falta de transparencia que existe, un mal que se desarrolla de manera colateral es el de la corrupción. No es posible observar falta de competencia sin el elemento corrupción fuertemente relacionado.

Cualquier estudiante de lógica podría estar tentado a construir un silogismo, pensando que el crimen organizado no existiría sin la corrupción, entonces, al estar la falta de competencia relacionada con la corrupción, es parte del crimen organizado.

Posiblemente sí y por ello es que el organismo encargado de promover la competencia debería ser dotado de mejores armas y, al igual que con el crimen organizado, la falta de eficacia para combatirlo enfrente serios rezagos en el Poder Judicial.

Por lo pronto, la inexistencia de jueces y juzgados especializados en el tema para no tener que esperar por décadas a que, como normalmente informan los medios, un juez declaró improcedente el caso .

Luego de leer esta nota a nadie interesa enterarse de las credenciales, currículum y la vida de ese juez.

Por el monto de recursos involucrados, el lector fácilmente se imagina cómo vive ese juez y toda la cadena de funcionarios de los poderes que intervienen en el caso.

Veremos si alguno de los presuntos contendientes se involucra de lleno en el tema.

[email protected]