La apertura del sector petrolero permitirá la llegada de nuevos jugadores, no sólo en la explotación de hidrocarburos, sino como proveedores de combustibles en gas LP (México es uno de los mercados más grandes del mundo) y gasolina (importamos más de 40% de la demanda nacional), lo que implica competencia para Pemex que hoy por hoy no está listo para un mercado abierto.

Pemex mantuvo su posición monopólica y cometió una serie de errores en los últimos 20 años en el área de refinación, donde forzó sus límites legales y abrió la puerta a un mercado negro de combustibles en donde primero se importaron químicos para mezclarlos con gasolina y luego de plano mejor se robaban el combustible de los ductos. Hoy este mercado se calcula que tiene un costo de 1,300 millones de dólares y está en manos del crimen organizado.

Donde hicieron mejor las cosas fue en gas LP, pues en lugar de forzar los límites los maximizaron y crearon una estructura paralela de distribución, almacenamiento y transporte privado al servicio de Pemex; sin embargo, nunca transparentaron los costos. Al final, este combustible es un subproducto cuyo costo de producción es cero.

La historia que se va a contar ahora es diferente, hay iniciativas de empresarios gasolineros para competir con la franquicia de Pemex, como Car-go, de Fernando González Piña, que quiere tener una marca propia pero manteniendo a la empresa del Estado como proveedor.

Al final del día su área de negocios es el centro del país, una zona donde el mercado está competido y la infraestructura es suficiente para atender la demanda, pero no es algo que ocurrirá en todo el país. La frontera, por ejemplo, es una zona donde las empresas independientes crecerán aprovechando la cercanía con Estados Unidos.

En el caso del gas LP, empresas que están en la Asociación de Distribuidores de Gas, de Luis Landeros, junto con ADIGAS, de Víctor Figueroa; y la Cámara Regional del Gas, sostienen una posición en la que estarían buscando competir con Pemex, hacerla a un lado como proveedor y buscar mejores condiciones en el mercado.

Hay quienes ya están listos para plantarle cara a Pemex: Grupo Tomza, Global Gas, Grupo Soni y Nieto, pero no es una posición compartida. La Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas LP, de Octavio Pérez, dice que no, que la mejor apuesta es mantenerse dentro de la órbita de Pemex, trabajar con la empresa del Estado y mejorar las condiciones de operación y comercialización.

El tema es que Pemex tendrá competencia de empresas nacionales y extranjeras como mayorista, porque no tiene planes de llegar a la última milla, se mantiene tal vez como proveedor, pero sin llegar al consumidor final.

Los privados competirán entre sí, con o sin apoyo de Pemex, y la diferenciación estará en el servicio, los pequeños descuentos y los negocios integrados.

Buzos

Nos manda una carta Eugenio Herrera Terrazas, ex director jurídico de Reforma y ahora asesor en proyectos de modernización y cambio cultural de la CFE. Nos dice lo siguiente:

No me desempeño en funciones de Comunicación Social en la CFE. En la Dirección de Modernización estoy dedicado a diversos proyectos de la ahora Empresa Productiva del Estado, uno de ellos es la estructuración y planeación legal de los proyectos de licitación de gasoductos, tanto en México como en Estados Unidos. Por otro lado, me permito precisar que el director general de la CFE y yo no fuimos compañeros de maestría .

Si no es vocero, que deje de filtrar notas. Sale, servido.