El aguinaldo, como cualquier ingreso adicional, debería servir para ayudarnos, para acercarnos a aquellas cosas que son importantes para nosotros. A cumplir alguna meta financiera o simplemente mejorar nuestra situación en general.

En la primera parte, hablamos de cómo podemos utilizarlo para salir o reducir deudas, que muchas veces representan un obstáculo para lograr otras cosas. No podemos ahorrar, porque tenemos que pagar cosas que ya compramos antes. Eso nos limita porque se lleva parte de nuestro ingreso que bien podríamos usar en otras cosas si no tuviéramos esas deudas que pagar.

Si no tenemos deudas con tarjetas de crédito, préstamos personales o de nómina, tal vez valdría la pena adelantar mensualidades en otras, como créditos de auto o hipotecario. Eso nos ahorra un montón de intereses en el camino, porque gran parte de ellos cobra intereses sobre saldos insolutos (sobre lo que debemos). Entonces, si hacemos un pago mayor o adelantado, nuestra deuda se reduce, así como también la cantidad de intereses que se generan al mes siguiente.

He recibido a lo largo de los años muchas dudas al respecto: gente que no lo ve o que se confunde con esto, porque no conoce las condiciones del préstamo que contrataron (irónicamente). O porque en el banco un ejecutivo que tampoco sabe le dijo algo diferente. Otra muestra de qué tan importante es tener cultura financiera.

Pero hay otras muchas maneras como podemos usar nuestro aguinaldo para mejorar nuestra situación/posición financiera.

Por ejemplo: construir o completar un fondo para emergencias, que cubra por lo menos tres meses de nuestro gasto corriente. Es triste, pero muchas personas se verían en problemas financieros si les sucediera algo tan sencillo como la rotura de una llanta de su coche. Tendrían que ver de dónde piden prestado para pagar la compostura. Pero hay cosas más graves: una filtración de agua en casa o la enfermedad de un hijo que requiera algún medicamento caro, entre otras cosas.

Otra alternativa y algo que particularmente hago es apuntalar el ahorro para el retiro. Lo he dicho una y otra vez: nosotros tenemos que hacernos responsables de nuestro propio destino. Las contribuciones obligatorias a las afores en México son de las más bajas del mundo y no van a alcanzar para una pensión digna y con la calidad de vida a la que estábamos acostumbrados. Muchos no recibirán ni 35% de su último salario, a menos de que hagan aportaciones voluntarias (dentro o fuera de una afore, en vehículos fiscalmente eficientes). Por eso es fundamental hacer ahorro adicional y el aguinaldo es una gran oportunidad si no hemos podido hacerlo de otra manera.

O bien, se puede utilizar para alguna otra de nuestras metas financieras, como por ejemplo ahorrar para ese viaje que siempre hemos querido hacer. ¿Por qué no? Para eso es el dinero: es un medio para alcanzar nuestras metas y objetivos de vida.

No quiero terminar estas reflexiones sin reiterar algo que me parece fundamental: tenemos que darnos cuenta de que, independientemente de nuestro nivel de ingreso, nosotros somos los que tenemos el control de nuestro dinero. Nosotros somos los que tomamos las decisiones: si estamos endeudados y si tenemos compromisos, es porque los adquirimos. Nadie nos obligó. Pero así como tuvimos el poder de asumir esas deudas, también tenemos el poder de enfrentarlas y salir de ellas. Lo único que necesitamos es hacer de eso nuestra prioridad y dedicar la mayor cantidad de recursos que podamos hacia esa meta, incluso si eso implica sacrificar otras cosas en el corto plazo.

Al final, el dinero es un recurso limitado. Cada quincena o mes se nos acaba. El buen manejo del dinero consiste simplemente en entender que nosotros somos los que decidimos, los que tenemos el control. Nosotros somos los que le decimos a nuestro dinero qué hacer. Por eso es tan importante tener claras nuestras prioridades y distribuir el dinero primero a lo más importante y después a todo lo demás.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

JoanLanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com