Dado que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por el Ejecutivo los objetivos en varios aspectos, pero en particular en salud, se quedaron demasiado pobres, se esperaría que el Legislativo estuviera recomendándole al presidente algunos ajustes para que las metas sean no sólo más amplias, sino incluso más precisas.

En particular en lo relativo a los objetivos en salud, el asunto se abordó la semana pasada en el foro sobre desarrollo social organizado en la Cámara de Diputados, donde los expositores pusieron sobre la mesa varios de los puntos importantes que no fueron plasmados en el PND. Entre ellos, el hecho de que no está claro cómo llegar a cumplir el aumento de la inversión en salud en 1 punto porcentual del PIB.

Y sí es de llamar la atención que no esté puesto y claramente puntualizado en el PND, sobre todo que fue una promesa de campaña muchas veces expuesta en distintos foros por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que la inversión en salud se aumentaría en 1% del Producto Interno Bruto. Actualmente, el país invierte en salud poco más de 6% del PIB, uno de los niveles más bajos de la OCDE. Avanzar a 7% sería un logro muy plausible de la actual administración.

Los únicos dos objetivos de salud explícitos incluidos en el plan de gobierno sexenal son relativos a la reducción de la muerte materna e infantil, así como en el acceso a los servicios de salud, pero incluso en este último hacen falta precisiones en cuanto a la cantidad de población que se le dará cobertura y cómo ubicarla.

En particular el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), representado por Patrick Devlyn, quien preside la Comisión de Salud de dicho organismo, expuso en el foro en la Cámara sobre la necesidad de incluir ese compromiso en el PND. Incluso está la propuesta, para hacerla más aterrizada y factible, que de una vez se prorratee la meta en los siguientes cinco años, de modo que entre el 2020 y el 2024 se avance anualmente en un quinto de punto (0.20%) y así al terminar el sexenio se estará consiguiendo llegar a la meta de 1 punto porcentual.

Está por verse cómo le hará la Cámara de Diputados para hacerle ver al primer mandatario algunos de los puntos fundamentales que sí tendría que cumplir el PND conforme la Ley General de Planeación. Y es que la Cámara de Diputados tiene la prerrogativa de rechazarle el PND al presidente, si es que ubica puntos de fondo que no está incluyendo.

Pero hay quien dice que el costo político es alto y lo más probable es que no se avienten a hacerle ese desaire.

Lo que sí, se esperaría al menos, que en el caso de los objetivos de salud, se busque incluirlos en el programa sectorial, el cual si bien no tiene la dimensión o fuerza que implica dejarlos plasmados en el PND, sí son igualmente mandatorios para el gobierno en turno.

Buenas señales en torno a la compra consolidada

Nos enteramos por ahí que la oficial mayor Raquel Buenrostro tuvo una reunión muy cordial y amable con representantes de la industria farmacéutica y que se le vio tan de buen talante, además dando señales muy tranqulizadoras sobre la claridad que ya tienen en torno a cómo concretar todo el proceso, que los directivos salieron muy complacidos y tranquilos tras escuchar varias buenas noticias por parte de la autoridad hacendaria.

Ya nos enteraremos cuáles fueron esas buenas nuevas. Por lo pronto, todo parece indicar que ahora sí ya viene el banderazo de salida de la compra consolidada; la convocatoria se emitirá de un momento a otro y que el fallo sobre los proveedores ganadores saldrá en cuestión de días.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.