El empresario Jorge Vergara le dice no al contrato televisivo para apostarle al esquema digital. Está ?en la baja de bateo. Será home run o ponche.

En futbol, Jorge Vergara Madrigal batea home run o se poncha. Con el dueño de las Chivas, no hay términos medios, sino viaje a los polos: ovación o rechifla; amor u odio; admiración o rechazo; campeonato o descenso.

¿Cómo le irá con Chivas TV? Vergara le dice no a un contrato televisivo que le garantizaba un mínimo de 30 millones de dólares anuales. Le dice No a Televisa y también a otras que se acercaron, como Azteca y Fox. Al parecer, apuesta por un esquema de distribución de contenidos que será totalmente digital. De acuerdo con el portal mediotiempo.com, la plataforma de Chivas TV será desarrollada por América Móvil.

¿Prescindirán las Chivas de la venta de los derechos de televisión? Hasta ahora éste ha sido el mensaje del pastor del Rebaño sagrado. Parece difícil, porque el modelo de negocio digital no ha evolucionado al punto en el que genere ingresos superiores a los que ofrece la televisión. Los contratos con la TV siguen siendo la principal fuente de ingresos de los clubes de futbol. El valor de esos contratos crece a tasas de dos dígitos en cada negociación.

¿Irán a un modelo 100% digital? El discurso de Vergara es grandilocuente, pero no hay un solo club de futbol importante que lo haya hecho así. Real Madrid y Barcelona tienen sus propios canales de televisión y sus plataformas digitales, pero no renuncian a la venta de derechos de trasmisión por televisión de sus partidos. Al Real Madrid esos derechos le significaron 166 millones de euros el año pasado. Para Barcelona, los ingresos fueron 170 millones de euros. Los canales propios e Internet son parte de su visión de negocio a futuro. En el análisis de expertos, un área de crecimiento seguro será el comercio electrónico, donde se generará la venta de artículos del club y de servicios con marca relacionada, además de la atención a los fanáticos globales .

La Liga Premier de Inglaterra tiene el modelo de negocios más sofisticado del orbe. Allá es donde más se ha desarrollado el negocio digital. Los clubes han construido una fraternidad en sus canales online, donde caben varias categorías de fanáticos: los que no gastan nada, pero generan tráfico; aquellos que pagan aproximadamente 9 libras al mes para pertenecer a la comunidad del Liverpool, Chelsea o Manchester, y una categoría plus, que pagan más de 200 libras al año y con ellas adquieren el derecho a tener productos especiales: bufandas, camisetas, banderolas y gorras, por ejemplo. El modelo inglés ha logrado grandes avances en lo digital, pero no se está planteando prescindir de los derechos convencionales por la trasmisión de los partidos. Por una razón: el pago que reciben de las televisoras supera la suma de todos los demás ingresos que generan: taquilla, publicidad y mercancía. Para Liverpool, Chelsea o Manchester, el contrato con la TV les garantiza arriba de 150 millones de euros, a cada uno.

¿Qué pasará con Chivas TV? Jorge Vergara ha invertido más de 550 millones de dólares desde que se hizo con el control de las Chivas en el 2002. No ha dicho cuánto invertirá en esta aventura, ni sabemos si tendrá socios. Faltan piezas para evaluar este nuevo proyecto. Chivas cuenta con más de 20 millones de fans, pero no sabemos cuántos de ellos están dispuestos a pagar. Este empresario es un heterodoxo. A veces visionario y otras miope. Está en la baja de bateo. Será home run o ponche.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx