Siempre he criticado al famoso Buen Fin debido a que en general lo que abundan son promociones a “muchos meses sin intereses”, en lugar de descuentos realmente atractivos. Sí hay algunas promociones en artículos que van de salida (por ejemplo pantallas planas de generación anterior que ya han sido sustituidas por nuevos modelos). Pero, en general, no se encuentran descuentos mayores a los de cualquier otra venta nocturna o de liquidación.

El pasado martes narré la historia real de un lector, sobre el abuso de los meses sin intereses. Claro que pueden ser una herramienta, pero hay que usarla con inteligencia y con control de nuestro presupuesto. De lo contrario se pueden convertir en un verdadero dolor de cabeza. A veces parece que a la gente se le olvida que aunque sean “sin intereses”, representan un compromiso de pago. De hecho hay personas que esta Navidad todavía seguirán pagando lo que compraron en el Buen Fin del 2017.

Las ventas especiales, como la de este fin de semana, en realidad son una invitación a gastar. Si uno tiene cosas que necesita comprar, puede ser una oportunidad. ¿Por qué no aprovechar mejores precios? Sin duda. Pero si no es nuestro caso, lo mejor es ni siquiera pararse por un centro comercial, para evitar tentaciones que nos puedan distraer de otras cosas que en verdad nos importan.

Si tienes alguna compra planeada o tus hijos necesitan ropa y piensas acudir al Buen Fin, entonces es importante que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Tener muy claro qué es lo que vas a comprar, qué es lo que necesitas.

2. Saber cuánto puedes gastar y cuánto es lo máximo que puedes comprometer a “meses” en caso de que planees usar esas promociones. No compres a más de 12 meses a menos que quieras seguir pagando por años lo que adquiriste.

3. Compara, eso lo puedes hacer muy fácilmente desde la comodidad de tu hogar o dispositivo móvil. Aprovecha la herramienta ¿Quién Es Quién en los Precios? de la Profeco.

4. Acude de preferencia el primer día del Buen Fin. Las promociones en general están disponibles durante todos los días, pero hacer esto te ayuda en caso de que exista una tentación/oferta que parezca irresistible. De esta forma, si sientes el impulso de querer comprar algo mayor, costoso, que no tenías planeado, puedes pensarlo mejor. Regresa a tu casa, haz cuentas y decide con la cabeza más fría qué tendrías que sacrificar para obtenerlo. Toma tu decisión fuera de la tienda: siempre puedes regresar al día siguiente.

5. Si decides regresar, para comprar algo que viste el día anterior, ve sólo a eso. No te quedes viendo ni pasees por otras tiendas. Para que no surjan nuevas tentaciones.

6. En caso contrario: no regreses. Los centros comerciales estarán muy llenos esos días, pero muchos otros lugares como museos tendrán menos gente que de costumbre. Así que puedes aprovechar para conocer tu ciudad, para tener actividades recreativas, o simplemente quedarte en casa con tu familia.

Durante estos días he visto mantas y anuncios espectaculares de tiendas departamentales promoviendo las ventas del Buen Fin. Aunque parece haber descuentos importantes, no necesariamente es así: ponen 50% de descuento en grande pero un “hasta” en letras pequeñas.

Eso ha pasado ya otros años, y, como te conté en un principio, lo que he podido comprobar es que son muy pocos los artículos que tienen reducciones de precio tan importantes, es mercancía muy seleccionada y que no se ha vendido. Por lo general, la mayoría de los objetos tienen descuentos similares a los que se ofrecen en ventas nocturnas o de temporada, pero eso sí: a más meses sin intereses, lo cual, como comenté, no necesariamente es bueno.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com