El siguiente año será muy complicado en materia económica, el entorno será el de crecimientos moderados y en algunas otras zonas, incluso, recesión; si esto se cumple, y todo parece indicar que hacia allá vamos, ¿cómo debo conformar mi portafolio de inversión para no salir perjudicado?, dadas las circunstancias a las que se hace referencia. Si tuviera voz de profeta, lo más indicado sería invertir solamente en renta fija, de esa manera, asumo y entiendo que hay años buenos, regulares y malos, conformándome con un rendimiento bajo pero defendiéndome de los vendavales económicos.

DIVERSIFICAR

Dicho lo anterior, eso sería el deber ser; sin embargo, yo siempre he creído en la diversificación y lo único que debe uno cambiar son los porcentajes de participación de acuerdo con las perspectivas económicas. Por ejemplo, si creo que el año va a ser muy malo, mi proporción en acciones deberá ser menor que en un año en el que la perspectiva de crecimiento es muy buena. Otro elemento importante en el que siempre he creído es en el plazo; tiendo a recomendar y a ver las cosas a largo plazo y no únicamente en periodos cortos de tiempo.

TIPO DE PORTAFOLIO

Para el 2013, recomiendo conformar un portafolio de inversión moderado, diversificado (cuando el tipo de cambio lo permita –a niveles de entre $12.50 y $12.60), 20% en dólares y 80% en pesos, 65% en instrumentos de deuda y 35% en instrumentos de mayor rendimiento que, por ende, tienen mayor riesgo.

LA LÓGICA DE LA RECOMENDACIÓN

Pienso que el peso tenderá a ser una buena inversión. Será una moneda fuerte con tendencia hacia la apreciación y los rendimientos seguirán siendo atractivos, comparados con los que ofrece Estados Unidos (que son mínimos) o Europa, que tiene una situación de riesgo crediticia importante.

Creo que seguiremos siendo un destino muy atractivo para las inversiones globales, no sólo por nuestra salud financiera, sino también porque las perspectivas de cambios estructurales son muy buenas.

DÓLARES

Recomiendo dólares en 20% porque siempre hay que diversificar, aunado a que esta moneda seguirá siendo la más fuerte del mundo. Ante cualquier evento inesperado, el dólar estadounidense demuestra su fortaleza, por lo que se debe de considerar siempre en un portafolio de inversión, precisamente por los acontecimientos inesperados.

RIESGO

En la parte de riesgo, de 35% del portafolio, sugiero que esté dividido entre índices tanto de sectores estadounidenses como mexicanos, creo que tanto Estados Unidos como México pueden tener crecimientos decentes en el año por venir, ya que sus principales índices y bolsas podrían dar rendimientos ligeramente superiores a 10 por ciento.

Un ejemplo de sectores que me gustan son: el financiero y el inmobiliario de Estados Unidos. Si además de esto lo complementa usted con una buena estrategia de derivados, el rendimiento global de su inversión, aun en un contexto de tan bajo crecimiento, puede ser muy decoroso.

Creo que esta diversificación es muy buena si consideramos que el precipicio fiscal en Estados Unidos tendrá una solución antes de que termine el presente año.

Si no la hubiera, todo lo aquí expuesto queda completamente invalidado. Es tan grande la responsabilidad de los legisladores estadounidenses ante este problema que, en lo personal, creo que la solución a dicho evento político y económico se dará en tiempo.

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

[email protected]