Estudiar más conviene. Y conviene mucho. En México, permanecer un año más en la escuela aumenta los ingresos de las personas 10% de por vida.

Quienes terminan una carrera universitaria ganan en promedio más del doble que quienes sólo terminan la secundaria. Quienes estudian más tienen mejor salud, mejor calidad de vida y se convierten en ciudadanos más participativos y responsables. Al mismo tiempo, padres con más educación pueden orientar mejor a sus hijos para que vivan mejor. La capacidad para vivir mejor se hereda.

A pesar de los beneficios que tiene estudiar más, muchos jóvenes abandonan la escuela antes de tiempo.

Para que un niño siga estudiando y aprenda, no basta que tenga mejores escuelas, materiales y maestros. No basta con arreglar la oferta educativa. Por el lado de la demanda, hay tres obstáculos que impiden que los niños y jóvenes quieran y puedan seguir en la escuela:

1. Falta de ejemplos a seguir. Las aspiraciones se forman con base en la gente que nos rodea. Mientras que en el círculo de personas alrededor de un hogar de bajos ingresos sólo uno de cada 20 adultos tiene estudios universitarios, en un hogar de ingresos altos hay ocho veces más adultos que estudiaron la universidad.

2. Falta de detección de talento. Hasta en las escuelas con más carencias del país muchos niños obtienen resultados similares al promedio nacional. Están compensando esas carencias con su talento. Pero a la vista de los demás y de ellos mismos pasan por mediocres: están como el promedio nacional. Si no saben que tienen talento, sus aspiraciones y su esfuerzo serán bajos. Sus padres estarán menos dispuestos a hacer sacrificios para que sigan adelante.

3. Falta de financiamiento. Una cuarta parte de las mujeres y la mitad de los hombres sin una carrera profesional truncaron sus estudios por falta de financiamiento. En la mayoría de los casos, tuvieron que ponerse a trabajar para ayudar con los gastos familiares.

Ese círculo puede romperse. Hoy a las 8 de la noche, en la librería Rosario Castellanos, discutiremos cómo ayudar a que más niños y jóvenes tengan mentores y tutores que les sirvan de ejemplo a seguir; a que más niños y jóvenes con talento sepan que lo tienen y lo desarrollen, y a que menos jóvenes dejen la escuela por falta de financiamiento. Podemos cambiar historias: http://youtu.be/GNE-qU0nrsg.

[email protected]