Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Saludos en todos los tiempos como es costumbre, y en esta ocasión, el deseo profundo de que para ti y los tuyos sólo haya salud.

Tiempos de un secuestro total en términos económicos, el Covid-19 se adueña por completo del acontecer económico y esto apenas empieza. México está en complicaciones muy serias de mediano y largo plazos, la economía estadounidense está por ser brutalmente golpeada, los estadounidenses entraran en una secuencia de deuda inédita, el plan de la presente administración con su reforma fiscal abrió una brecha deficitaria de 1 trillón de dólares que, según los méritos de crecimiento económico, se pagaría en un plazo cercano a los 10 años gracias a la prosperidad de los negocios que multiplicarían el crecimiento económico estadounidense.

Bueno, pues ese plan se ha desintegrado, los beneficios de la reforma financiera hoy quedan en deudas del ayer que se acumularán a las deudas que contraigan en el presente para solventar el futuro.

No voy a ser sensacionalista, ni tampoco negativo, pero es importante ver de frente las verdades desnudas, la economía estadounidense desacelerada es mala señal para México y el mundo, la caída de empleo es rampante, los flujos de remesas a México van a lastimarse, el precio petrolero actual no justifica la extracción, entiendo que México tiene algún esquema de coberturas; sin embargo, no es protección total y estaremos cortos en ingreso petrolero, las industrias estratégicas verán frenadas sus iniciativas exportadoras, en especial esas dedicadas al sector automotriz, la industria alimenticia estará lastimándose con las variaciones cambiarias y si algo faltaba, es que el turismo quedara también mal acomodado.

Los tiempos económicos venideros serán más difíciles que la erradicación del Covid-19 y eso lo estaremos charlando de manera repetida más adelante. Mientras esto sucede hay quien dice que los chinos están de regreso, que ya controlaron el tema, me encantaría pensar de esa manera, pero no lo creo, lo chinos estarán de regreso en labores económicas porque el sistema no soporta más cuarentenas, los funcionarios han sido invitados a que salgan a la calle y lo hagan sin mascarillas, les han pedido que atiendan restaurantes y que hagan vida normal para incentivar a la población a que regrese a trabajar.

Esta crisis en Estados Unidos será aún más profunda que en China por la naturaleza de la sociedad, la paralización de eventos masivos, deportes y espectáculos es un impacto enorme en la cadena de suministro y eso sin duda tardará en ponerse en marcha.

En algún momento veremos que, a medio camino, se insta a que la gente salga a buscarse la vida porque no hay de otra manera. Son tiempos que van más allá de los ámbitos de oferta y demanda normal, de momento nada es normal y hoy más que nunca hay que ser muy cautos con nuevas posiciones de riesgo, hay que ser muy específicos con la disciplina de márgenes y atentos a ser versátiles con las inversiones.

Sudamérica avanza en labores de cosecha, el paro general en Argentina respalda una subida enorme en el precio de la soya y sus subproductos, el rumor de que Rusia cierre exportaciones tiene al trigo levantado y el cambio de orden de la cadena de suministro está forzando a que esa velocidad de consumo que casi era justo a tiempo para que cambie, en el pasado el supermercado cargaba el inventario, en este momento, el inventario lo mantienes en casa, lo trasladaste ahí y la cadena necesita resurtirse, eso será complicado con tantas restricciones de movimiento, y si no me crees que el inventario cambió del supermercado a tu casa, pregúntate si alguna vez en el pasado habías tenido tanto papel higiénico como ahora.

Finalizamos con la estocada última, el maíz esta desamparado, la industria de etanol esta muy lastimada, a estos precios de gasolina la ecuación no funciona y encima de todo, con la población detenida el uso de gasolinas paraliza dicha industria, un tercio del maíz norteamericano se usa para hacer etanol, de momento, sobrará más maíz. Los productores en México tienen sólo a favor vender en términos de dólar, con un peso altamente devaluado y eso en el contexto del todo es tapar el sol con un dedo.

Espero tener mejores cosas que opinar en la próxima oportunidad. Enfrentemos la verdad desnuda y sin apasionamiento entender que hay que redoblar esfuerzos, las cosas no van a ser fáciles.

Las cosas como son.

Ánimo

[email protected]