Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Nos despedimos de este agitado 2019 y nos vamos a estrenar una nueva década que seguramente será de ímpetu constante y progreso

Los mejores deseos y cordiales saludos en tiempos festivos que muestran, de momento, una breve pausa en la retórica informativa. Realmente no hay muchos eventos apremiantes que destacar, y eso nos abre un espacio para simplemente tratar de poner en contexto el presente de lo futuro.

Arrancamos con el cuadro de posiciones, los especuladores estarán cerrando libros y muy seguramente tratando de discernir lo que quieren hacer respecto de sus posiciones vendidas en maíz y soya, ambas pueden ser algo pesadas dado que el ciclo agrícola sudamericano todavía está en progreso y queda mucho clima que navegar aún, difícil dar las cosas por hechas, aunque de momento, honestamente no parezca que haya nada realmente de peligro.

Brasil se enfila nuevamente a tener una gran cosecha de granos y oleaginosas y Argentina parece que va a acompañar en términos productivos; sin embargo, Argentina tiene que cabalgar el corto plazo con mucho cuidado, pues el nuevo gobierno ha levantado los impuestos de exportación, si, no es error de redacción, el gobierno argentino cobra impuestos a la exportación de granos y oleaginosas. En esas tierras, los productores agrícolas pagan una fortuna en impuestos y aún así, en muchos casos son altamente rentables, la eficiencia en la labor agrícola va de la mano de la escala y sembrar en grandes extensiones ayuda mucho.

La condición económica de Argentina está en problemas y el castigo impositivo al campo está desprendiendo protestas y paros en diferentes regiones productivas; la carga fiscal sin duda, tendrá un efecto en las intenciones de siembra venideras y muy seguramente veremos más soya y menos maíz y trigo, simplemente van a ir por donde el costo de siembra sea menor.

Terminemos el tema Sudamérica, resaltando que estará en el aire la distribución de abasto hacia el futuro, especialmente si el famoso acuerdo comercial fase 1 entre China y los Estados Unidos prospera. Al parecer, Beijing aceptó la invitación de Trump para firmar dicho acuerdo en días por venir y si las cosas se dan como se ofrecen, los chinos estarán comprometiendo comprar al menos 40,000 millones de dólares equivalentes en productos agroindustriales varios, de momento, los detalles no han sido ventilados y parece que los chinos se niegan a dar un desglose por producto, ellos hablan de cifras globales.

Sabemos que, sin duda, en soya estarán surtiéndose con fuerza, se habla de cerca de 40 millones de toneladas al año, y volúmenes por encima de las 6 millones de toneladas para trigo y tal vez más de 10 millones de toneladas de maíz, eso sumado a multiples productos como etanol, grano seco de destilería, algodón y anexas.

El tema es que una desviación de comercio, en favor de los estadounidenses, deja en el aire el destino de millones de toneladas de productos sudamericanos que, sin duda, buscarán un espacio en la demanda que requiere el resto del mundo. Los chinos no son fáciles y sin duda estarán viendo en todo momento la economía de importación y remplazo para buscar en todo orden economizar. No olvides que con los chinos no se termina nunca de negociar, y que este acuerdo fase 1 es sólo el principio, pero no la garantía de que se concluya en paz y orden un acuerdo integral en lo geopolítico.

China, de momento busca una tregua, pero no están tras la paz bajo los términos estadounidenses, esto no será así de fácil y habrán mucho capítulos que escribir; por ahora, me parece que tenemos que dar por hecho el acuerdo fase 1, y el resto queda en las medidas de supervisión y auditoría.

Concluyamos simplemente resaltando que un acuerdo integral fase 1 entre chinos y estadounidenses abre grandes prospectos de rentabilidad para las explotaciones pecuarias de México, los chinos estarían comprando muchos productos cárnicos de Estados Unidos que serán desviados de nuestras fronteras, eso dejará que los precios domésticos sean más loables y los márgenes, por consecuencia, serán mejores; parece que un acuerdo fase 1 para México sería favorable.

Que tengas un estupendo cierre de año y que el vigor del propósito sea duradero. Muchas felicidades y nos vemos la década entrante.

Ánimo.

[email protected]