La comisión antimonopolios inicia una nueva etapa en su vida institucional.

Ayer, el presidente Felipe Calderón firmó el Reglamento Interior de la Comisión Federal de Competencia para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

La publicación de éste llevó poco más de un año y una enorme controversia.

Hay que recordar que los comisionados Miguel Flores Barnés, Luis Alberto Ibarra y Cristina Massa cuestionaron y acusaron que el reglamento había sido elaborado por la Secretaría de Economía sin un mínimo consenso entre los comisionados.

El propio comisionado presidente, Eduardo Pérez Motta, los desmintió y aseguró que todos fueron consultados.

Normaliza acciones de facto

Con el nuevo reglamento, se normaliza el ejercicio institucional del órgano regulador de la competencia en México.

Los comisionados antimonopolios podrán aprobar o modificar proyectos de resoluciones que presenten los comisionados ponentes.

Asimismo, podrán sugerir incorporaciones o correcciones a los proyectos, citar a los agentes económicos y celebrar audiencias orales a solicitud del probable responsable o del denunciante.

La intención del nuevo reglamento es establecer la estructura orgánica y las bases de operación de la CFC, ajustándolas a las reformas de la Ley Federal de Competencia Económica, publicadas el año pasado.

De hecho, se normaliza lo que de hecho ya venía haciendo el órgano regulador.

Reuniones más abiertas

Se faculta al pleno de la Comisión para emitir criterios técnicos sobre la manera en que se llevarán a cabo las reuniones de interacción con los agentes económicos, designar al Secretario Ejecutivo y determinar si la información aportada por el agente económico es suficiente para tramitar la concentración, entre otras facultades.

Se prevé que la coordinación de las áreas operativas y administrativas de la Comisión estarán a cargo del Secretario Ejecutivo.

Con relación a la estructura organizacional, desaparece la Dirección General de Mercados Regulados y sus atribuciones se trasladan a la Dirección General de Procesos de Privatización y Licitación.

Sustitución: antigüedad, no designación

También, prevé que el Presidente de la CFC será suplido por el Comisionado con mayor antigüedad en la Comisión, y ya no por el que aquel designe. Además, el Secretario Ejecutivo será suplido en sus ausencias por el Director General de Asuntos Jurídicos.

Finalmente, el Reglamento Interior establece que, para que sean válidas las sesiones de la Comisión Federal de Competencia, se requiere la presencia de tres comisionados, incluyendo al Presidente, así como la del Secretario Ejecutivo, que antes no era requerida.

De esta manera, las audiencias orales se formalizan porque, de hecho, ya se venían realizando. Las reuniones con los agentes económicos serán mucho más abiertas porque los agentes económicos podrán acudir a la CFC para dar sus puntos de vista sobre los asuntos que se analizan en el órgano regulador.

En contra de lo que muchos anticipaban, el nuevo reglamento no reduce las facultades y poderes del comisionado presidente Eduardo Pérez Motta. El reglamento resuelve los vacíos jurídicos de la institución y evita la inamovilidad en la medida en que el Director de Asuntos Jurídicos puede sustituir al Secretario Ejecutivo. La comisión antimonopolios inicia una nueva era en su vida institucional, como consecuencia, primero, de la reforma de la Ley Federal de Competencia y, después, del reglamento interior de la institución.

Al tiempo.

Estadísticas, arma en contra del crimen: OCDE

El siempre activísimo José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) está en México y presentó un estudio sobre seguridad y justicia que marcará un hito en el combate al crimen organizado en el país.

Basado en la información estadística elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la OCDE hizo un trabajo extraordinario para comparar lo que invierten los estados de la República Mexicana en el combate a la inseguridad y la aplicación de la justicia. Es la primera vez que se hace y constituye un sólido pilar que se construye por primera vez fuera de las instituciones responsables de la seguridad en México.

CUENTOS VERAS

Vaya cifra la del daño que han provocado los chinos a los textileros mexicanos: 4,000 millones de dólares en una década. De acuerdo con cifras del gobierno mexicano, del 2001 al 2011, las exportaciones mexicanas de textiles y confecciones a Estados Unidos se redujeron de 9,829 millones a 5,821 millones de dólares. Ello es consecuencia de los subsidios que aplica el gobierno chino para sus exportadores y que incluyen exenciones o reducciones de impuestos, tratamientos especiales y hasta préstamos preferenciales y condonación de deudas. Como efecto colateral, los subsidios de China a sus productores han provocado una disminución de los precios en el mercado estadunidense ya que éstos se han comercializado a precios más bajos, con el fin de competir con los productos chinos.

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx