En noviembre pasado estuvo de visita en México un grupo de representantes de reconocidas instituciones universitarias de California: tanto de la Universidad de Stanford (Stanford University School of Medicine), como de la Universidad de California (UCLA) de San Diego, la UCLA de Berkeley y la UCLA de Los Ángeles. Su intención es conocer sobre el uso medicinal y agrícola de la cannabis, que México está vislumbrando y el rumbo de los cambios legales que vienen en nuestro país.

En principio, se programó su participación en un foro en el Senado el 26 de noviembre, que sería moderado por la Secretaría de Gobernación y donde se convocó a los presidentes de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal; de la Comisión de Justicia, Julio Ramón Menchaca; de la de Salud, Miguel Ángel Navarro; de la de Agricultura y Desarrollo Rural, José Narro, y de la de Asuntos Fronterizos y Migratorios, Gerardo Novelo. Llegó a nuestras manos el programa donde incluía a todos ellos.

A la mera hora, el foro se canceló —se pospuso para febrero cuando se espera retomar la discusión de la legalización— pero los académicos estadounidenses sí tuvieron varias reuniones durante su visita con equipos de las comisiones de Salud y Justicia, con el grupo parlamentario del PAN y en la Secretaría de Salud con el titular de la Cofepris, José Novelo.

Sabemos que dicho grupo académico de California tiene enorme interés de estar cerca del proceso en torno al cannabis en México, específicamente en torno a la investigación del uso medicinal. Pero la reunión más importante fue con académicos de la UNAM, en particular con el Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud (CIPPS) que lleva Gustavo Oláiz, así como instituciones médicas como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez que dirige Miguel Ángel Celis.

Nos comentan que fue una reunión larga y productiva donde se expusieron avances en protocolos de investigación en las universidades de California para distintos padecimientos; hubo mucho interés en el ámbito neurológico y se habló de la colaboración que puede existir hacia adelante, en particular con el CIPPS de la UNAM.

Es interesante el ejemplo de lo que académicamente sucede alrededor de la mariguana en California, uno de los estados del país vecino donde desde hace años está legalizado el uso medicinal de la mariguana. Y es el propio gobierno el que incentiva y financia la investigación sobre el aprovechamiento medicinal de las sustancias derivadas del cannabis. Será una referencia interesante para el rumbo que México tomará en este ámbito.

Le toca al CSG y no a la Cofepris

Hay que decir que al uso medicinal de la mariguana legalizado desde el 2017 en México se le van abriendo los caminos. Algo que no se había dicho es que es del Consejo de Salubridad General que lleva José Ignacio Santos, y no de la Cofepris, donde deben salir las autorizaciones para protocolos de investigación. Así se definió en el cambio de Ley desde el 2017. Con ello se logra esquivar la cerrazón de la Cofepris que ni para atrás ni para adelante en este tema como en muchos otros.

Oportunidad de cubrir mieloma múltiple

Mañana martes, la Asociación Unidos Pro Trasplante de Médula Ósea, que lleva Paulina Rosales, entregará en la sede del Seguro Popular las más de 200,000 firmas que piden incluir al mieloma múltiple dentro de las enfermedades catastróficas porque sí lo es.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.