En los últimos años, los mercados agropecuarios han sido afectados por diversas perturbaciones tanto macroeconómicas como sanitarias y climatológicas.

Dichas perturbaciones se suman a los riesgos inherentes que enfrenta cada actividad productiva del sector, por lo que el uso de coberturas de precios se ha vuelto una herramienta esencial para mitigar sus efectos.

Sin embargo, investigadores internacionales han identificado que, en ciertas condiciones, el mercado de coberturas sobre precios de bienes agrícolas genera una mayor volatilidad y, por lo tanto, riesgo de mercado.

De acuerdo con el estudio sobre Manejo de Riesgos en la Agricultura de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) el uso de instrumentos financieros, como las opciones, han sido consideradas las culpables de la volatilidad de precios y que, contrario a su intención, no ayudan a reducir el riesgo de los productores agropecuarios.

En este sentido, los autores, Lapan, Moschini y Hanson en su artículo Production, Hedging, and Speculative Decisions with Options and Futures Markets exponen que no es concluyente la efectividad de los contratos de opciones con la reducción del riesgo para el productor agropecuario.

Los autores aseveran que las opciones sobre precios agrícolas pueden ser culpadas de episodios de excesiva volatilidad de precios durante la Gran Depresión en Estados Unidos, razón por la cual fueron prohibidas en 1936.

Al respecto, es interesante analizar la evolución de los precios de los futuros de maíz que, a partir de septiembre del 2007, el mercado de commodities recibió una creciente participación de inversionistas institucionales que, bajo la forma de fondos de inversión, buscaron ganancias especulativas.

Posteriormente, la crisis financiera del 2008 redujo los rendimientos en instrumentos asociados a empresas, con lo que los derivados respaldados con productos como oro, trigo, algodón y maíz se tornaron aún más atractivos, situación que generó una nueva demanda de derivados de commodities.

Así, la especulación medida a través del volumen de la actividad bursátil sugiere que los derivados de commodities fueron día a día más atractivos para los mercados durante el peor momento de la reciente crisis financiera, situación que generó especulación en el mercado de físicos.

Ante esta información, el incremento de la volatilidad de precios de las opciones genera especulación y mayor volatilidad únicamente durante periodos de crisis económica.

Podemos decir que, en condiciones de perturbaciones económicas, la volatilidad de los mercados agrícolas internacionales resulta de la intervención de capital externo y no de los participantes normales de estos mercados.

Pero no se puede asegurar que el uso de coberturas en ciclos de crecimiento económico generen volatilidad, lo que implica que a mayor dinamismo de la economía, menor impacto especulativo tiene el uso de coberturas.

De esta manera, parece acertada la política pública que han adoptado la mayoría de los países mediante la cual se desarrollan programas de apoyo que permitan a los pequeños productores el acceso a las herramientas que ofrecen los mercados financieros internacionales.?

*Marco Antonio Cabello Villarreal es subdirector de Diseño de Programas de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]