La deuda de los 31 estados y el Distrito Federal mantuvo su tendencia creciente en el primer trimestre del 2012, aunque a un ritmo más moderado.

Los pasivos de los gobiernos locales sumaron poco menos de 397,000 millones de pesos, es decir, más de dos veces el costo estimado del subsidio a la gasolina en México para este año (170,000 millones de pesos).

En tan sólo 365 días, del primer trimestre del 2011 a igual periodo de este año, las obligaciones financieras estatales aumentaron 26%, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

¿Qué pasaría si las autoridades de cada entidad decidieran que su población pagara el endeudamiento neto a partes iguales? Bajo ese caso hipotético, los coahuilenses serían los más afectados, ya que cada una de las 2.81 millones de personas que habitan esa región tendrían que desembolsar 12,995 pesos para saldar su deuda, cerca de 214 salarios mínimos (60.66 pesos en promedio de la zona A, B y C).

Los pasivos de Coahuila crecieron 337.58% en el último año, lo que significó el segundo mayor incremento interestatal, sólo detrás de Zacatecas, cuyos empréstitos aumentaron 644 por ciento.

Ahora bien, después de Coahuila, los quintanarroenses serían los más afectados, con un pago de 9,841 pesos. Le sigue la población de Nuevo León, con 7,960 pesos; DF, con 6,296 pesos; Chihuahua, con 5,284 pesos, y Sonora, con 5,140 pesos.

Con un desembolso de entre 3,000 y 4,800 pesos están, de menor a mayor: Chiapas, Zacatecas, Colima, Tamaulipas, Baja California, Jalisco, Veracruz, Michoacán y Nayarit.

Los menos golpeados serían los tlaxcaltecas, con apenas 62 pesos, es decir, ni un salario mínimo promedio.

Twitter: fhernandofranco