La frustrada comparecencia de Mony de Swaan y los comisionados que integran el pleno, generó enorme molestia en la Cámara de Diputados y una confrontación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo.

Como le adelanté en este espacio, la Secretaría de Gobernación, a través del subsecretario de Enlace Legislativo, Rubén Alfonso Fernández Aceves, envió antier un oficio a los comisionados para que no asistieran a la comparecencia ante la Comisión de la Función Pública.

La misiva la envió al presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, diputado Guadalupe Acosta Naranjo.

Argumentó la dependencia que se trataba de un asunto de orden administrativo y tal le corresponde exclusivamente al Comisionado Presidente.

Ayer se presentó a la Cámara de Diputados solo Mony de Swaan.

Inició la comparecencia pero los diputados interrumpieron la sesión porque consideraron una falta de respeto del Poder Ejecutivo el contravenir los términos de la comparecencia que había convocado la Cámara de Diputados.

Decidieron no continuar porque tuvo que haber participado también el resto de los comisionados y acordaron enviar una protesta al Ejecutivo federal.

Adicionalmente, ante el número de irregularidades que encontraron en torno de los contratos que concedió De Swaan a sus amigos, decidieron dar curso para que investigue y actúe al respecto la Procuraduría General de la República.

El asunto, que parecía menor por tratarse de asuntos administrativos, ya escaló a una a una fuerte confrontación entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo.

Los comisionados, que obedecieron la instrucción de la Secretaría de Gobernación, se entrevistaron con el presidente de la comisión de la Función Pública, Pablo Escudero para hacerle patente su disposición a comparecer con el Poder Legislativo.

Más tarde los comisionados publicaron un comunicado para dar a conocer su disposición al diálogo con el Poder Legislativo.

Mony de Swaan publicó un comunicado para defenderse de las acusaciones en su contra.

EPM, voto de calidad; incógnita a despejar

La noticia es que será el recusado (excluido) presidente de la Comisión Federal de Competencia, Eduardo Pérez Motta, quien decidirá quién lo sustituye en la Presidencia del pleno y ejerce el voto de calidad en la resolución en torno de la megamulta que por casi 1,000 millones de dólares determinó el órgano regulador en contra de Telcel, que preside Daniel Hajj. Como es público y conocido, fue la misma operadora la que propuso -y fue aceptada por mayoría- la recusación de Pérez Motta en la resolución que determinó la multa histórica en contra de Telcel, por su presunta posición imparcial respecto de Telcel.

Posteriormente, el mismo agente económico propuso que sea Luis A. Ibarra quien sustituya a Pérez Motta. La propuesta fue rechazada por mayoría del pleno.

Por ley, le toca a Pérez Motta decidir quién lo sustituye en la Presidencia y lleva el voto de calidad a la sesión en la que habrá de resolverse el tema de la megamulta.

Hay que recordar que en su momento, votaron en favor de la megamulta Rodrigo Morales y Eduardo Pérez Motta, cuyo voto de calidad tiene un peso doble. En ese momento no participó el comisionado Agustín Navarro. Se excusó por tener un familiar en una de las filiales de la empresa sobre la que se tomó la resolución. El voto de Eduardo Pérez Motta fue el del desempate. Miguel Flores y Luis Alberto Ibarra votaron en contra de resolución de la multa.

Ahora tendrían que votar: Cristina Ma¬ssa, Miguel Flores, Rodrigo Morales y Luis Alberto Ibarra.

Por los hechos registrados, cualquiera pensaría que Pérez Motta elegirá para que lo sustituya en la Presidencia y ejerza el voto de calidad a Morales porque originalmente votó en el mismo sentido.

Y aunque aseguran los expertos que Ibarra también cuenta, a pesar de haber sido rechazada por mayoría su candidatura propuesta por el agente económico, lo cierto es que aplica el borrón y cuenta nueva y también está entre los elegibles.

El propio Pérez Motta desafía a los observadores y anticipa que votará por quienes menos se imaginan.

CUENTOS VERAS

Hoy participarán en su primer pasarela ante banqueros y empresarios, los candidatos a la Presidencia de la República de los tres partidos más importantes: Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota. Expondrán sus ideas y planes ante 800 empresarios en el contexto de la Reunión Plenaria de Consejeros de Banamex. Esta reunión es la más emblemática del sector financiero en México y la presiden Manuel Medina Mora y Javier Arrigunaga. Asistirán también el secretario de Hacienda, José A. Meade, el gobernador del banco de México, Agustín Carstens y el invitado de honor es el presidente Felipe Calderón.

Twitter: @marco_mares