Qué placer saludarte nuevamente en todos los tiempos. Digamos, pues, buen día, buenas tardes y buenas noches para que te sientas en tiempo presente estés donde estés mientras ocupas tu atención en las presentes líneas, y para no darte espacio a distracción, digamos que estamos después de un año agrícola interesante estrenando un nuevo mercado con mucho recorrido

Los commodities agrícolas abandonan la tendencia lateral bajista para adoptar una modalidad de amplia volatilidad.

No es nuevo que el clima rompió una racha de bonanza agrícola entre hemisferios y las más grandes complicaciones le cayeron a Argentina. Su ciclo agrícola arrancó con inundaciones, luego una sequía lacerante que a la fecha no cede y algunas heladas tempranas en zonas donde esto no es normal en estas épocas del año.

Argentina aun está por definir una producción de soya que pasó de 57 millones de toneladas a 40 millones o menos y una de maíz que pasó de 42 millones a 32 si bien termina esto. De momento, los trabajos de cosecha se aceleran para la siembra temprana, los resultados son muy variados, y lo mismo sucede para el maíz. Lo trágico está en la cosecha tardía, en donde habrá campos en los que no será necesario meter las cosechadoras, no hay nada que levantar, y ahí es donde veremos el importe de lo no producido y el efecto en el precio de commodities varios en Chicago.

En lo que eso se determina, la volatilidad es la constante, y si bien las producciones merman en Argentina, no sucede los mismo en Brasil, donde se está cosechando soya a ritmo de récord, más de 116 millones de toneladas según algunos analistas, y eso le deja un espacio amplio de trabajo a los chinos que son los mayores importadores de soya en el mundo.

Aquí abrimos un apartado: entiendo que ya se está haciendo cansada la plática sobre la guerra comercial entre americanos y chinos. Los chinos necesitan comprar soya norteamericana sí o sí, y no es un commodity que puedan sustituir con producción doméstica en el corto plazo.

Sin embargo, en el mensaje de lo no hablado, los chinos tienen múltiples estrategias para hacerles sentir el rigor a los norteamericanos de su desprecio comercial, y en el caso de la soya, la estrategia es recargarse en Brasil, sin dejar de comprar origen norteamericano pero a menor ritmo y con más trabas.

Es conocido que EU es exacto para embarcar el contenido total de basura permitido en sus embarques, las tolerancias de tierra, suelo, material extraño y porquería varia es embarcada a modo casi artístico en cada negocio exportador. Es un gran negocio que saben aprovechar muy bien y está dentro de las premisas de contrato; sin embargo, es ahí donde los chinos están apretando requerimientos y en épocas donde pueden hacerle el juego pesado a los americanos lo van a hacer, justo en las aduanas y en la liberación de embarques para internación. Un arancel no económico que sumará costos a EU según decidan los chinos, cosa que definitivamente le pone presión a quien representa los intereses privados de las comercializadoras de EU que a su vez acudirán a exigir algún camino diplomático que aceite el tema con sus autoridades.

Los chinos serán muy estratégicos en este orden y serán muy exitosos en controlar el tema porque ya hicieron la tarea. Han invertido en logística, en infraestructura y en todos los eslabones de la cadena de abasto agrícola en el mundo, y mientras más astringentes se ponen los de la casa Blanca, más apuran los chinos el paso de las inversiones en Brasil, Paraguay, Argentina, Rusia y Ucrania, orígenes donde tienen abasto en granja, acopio, distribución, y embarque. A eso se le llama leverage, algo que en México no tenemos. México discute el tema del TLCAN versión 2.0, y son ya meses negociando términos; este tratado al final del día tendrá una solución política mas que comercial. EU cantará victoria al obtener algunas concesiones, México cantará victoria por haberse defendido sin conceder en lo neurálgico, y Canadá también por sus avances estratégicos.

Al final del día, me parece que el TLCAN 2.0 será un hecho, EU no puede enfrentar a China a nivel comercial sin establecer un bloque económico sólido y armónico con sus vecinos; EU necesita de México más de lo que puede reconocer abiertamente y es lo que es.

En México se habla mucho de diversificar mercados, y es lógico, después de este petardo estratégico en la relación de Norteamérica, México pierde certeza sobre la integración regional, y mucho se habló de buscar orígenes sustitutos para importar nuestro gran déficit de granos y oleaginosas; sin embargo, hay que reconocer que estamos lejos, la infraestructura no da en lo económico, la logística está muy acomodada a los orígenes de EU y los tiempos de tránsito desde Sudamérica son grandes.

Si México estuviera de verdad estableciendo inversión y estrategia conjunta con el sur del continente, y los chinos nos llevan la ventaja.

En breve estaremos viendo siembra en EU. El clima será el factor de cambio, y si no tienes bien puesto el cinturón de seguridad, la mesita de servicio replegada, y el respaldo de tu asiento en posición vertical, recibirás el llamado del vértigo que te generará el movimiento que arranca con una nueva volatilidad. ¿Estás listo?, ¿está en buenas manos?

Ánimo.

@a8aobrien

[email protected]