Esta semana se cerró con mucho éxito el Chile Day 2012 en Londres, Inglaterra. Este año viajaron más de 200 personas desde Chile, entre los que se encontraban emisores de valores, corredores de bolsa, bancos, administradores de fondos de pensiones, mutuos y de inversión, estudios jurídicos, auditoras, consultoras y head hunters.

Si consideramos que cada una de las personas que asistió, participó en un promedio de al menos cinco reuniones durante los tres días que duró el evento, resulta que se realizaron más de 1,000 reuniones en que los participantes más relevantes de nuestro mercado de capitales establecieron o reforzaron sus lazos de negocio con contrapartes británicas.

La importancia de iniciativas como esta se puede dividir en dos dimensiones.

La primera tiene que ver con el desafío que tiene el país de seguir creciendo a tasas altas para llegar al desarrollo, superar la pobreza y mejorar las condiciones de equidad en el país.

Chile en las últimas décadas pasó de tener un PIB per cápita de alrededor de 2,500 dólares en 1992 a más de USD 15,000 dólares actualmente. Este crecimiento ha traído, sin lugar a dudas, una inmensa cantidad de consecuencias positivas para el país.

Sin embargo, al alcanzar estos niveles de desarrollo, la tarea se pone más complicada, y el propio éxito podríamos decir que constituye hoy una especie de "viento en contra" para proseguir en la senda de la prosperidad.

A partir de los niveles actuales de desarrollo, continuar creciendo implica un desafío mucho mayor y más "difícil" de lograr, pues requiere pensar en formas creativas para mantener la fortaleza -por ejemplo- de las exportaciones.

Para seguir avanzando en este aspecto, es indispensable añadir a la oferta de las exportaciones chilenas productos de mayor valor agregado, como los servicios financieros.

Somos un país pequeño por lo que la iniciativa de conectarse al mundo, como lo han hecho ya los exportadores de recursos naturales durante los últimos treinta años, debe partir desde todos nosotros en Chile.

Esta apertura al mundo nos da la oportunidad de adquirir conocimientos, de explorar alternativas de fuentes de financiamiento en el extranjero, nos permite dar una visión local del proceso de desarrollo en que está el país, que ocasionalmente no es fielmente interpretado por la prensa extranjera, entre otros.

Para lograr los objetivos antes mencionados, es necesario promocionar a Chile como plataforma de servicios financieros para América Latina y fortalecer las relaciones con otros mercados más grandes y desarrollados.

Así también se da la oportunidad a inversionistas extranjeros de tomar contacto con agentes del mercado chileno (de los sectores público y privado) y conocer con más detalle sus características y regulación.

La presencia en el Chile Day del Ministro de Hacienda y miembros de su equipo, de parlamentarios, empresarios y entidades de apoyo es extremadamente positiva de cara hacia el sistema financiero global, ya que las plazas donde se lleva a cabo representan los principales centros mundiales que concentran a los grandes inversionistas a nivel global.

A través de su presencia se refleja que a pesar de las diferencias políticas y de algunos conflictos sociales propios del desarrollo alcanzado por Chile, existe un consenso respecto de la estabilidad económica, legal y la capacidad de ponerse de acuerdo en los grandes temas primordiales para que el país no "retroceda".

La segunda dimensión positiva de una actividad como esta es la oportunidad que tienen los participantes de nuestro mercado de capitales de reunirse en un ambiente distinto al de la vorágine del día a día del quehacer normal.

El Chile Day genera una instancia, que aparte de los conocimientos y alineación de incentivos que promueven la agenda, permite compartir ideas y proyectos para mejorar nuestro mercado, para profundizar la aún incipiente penetración de empresas y ejecutivos chilenos en la exportación de servicios financieros.

* Columna de Jaime de la Barra, Presidente de Compass Group Chile, publicada en el diario chileno La Tercera, el viernes 14 de septiembre de 2012.

[email protected]