La Constitución de Venezuela indica que si el Presidente no toma posesión del cargo debe realizarse elecciones 30 días después de que esto ocurra y, mientras tanto, el Presidente de la Asamblea Nacional se hará cargo de la Presidencia de la República.

Establece también que si el Presidente de la República renuncia o muere en los cuatro primeros años de su gobierno se cita a nuevas elecciones, pero si ocurre en los dos últimos años toca al Vicepresidente terminar el periodo.

El presidente Hugo Chávez (58) tuvo, el 11 de diciembre, la cuarta operación del cáncer que padece en el lapso de año y medio.

Ahora se recupera, pero la mayoría de las informaciones, incluso la que viene de fuentes oficiales, habla de que la situación es muy difícil.

La intervención parece confirmar lo que el doctor Salvador Navarrete, quien fue médico de la familia Chávez, dijo al periodista salvadoreño-mexicano Víctor Flores, en octubre del 2011, cuando pronosticó que el Presidente viviría dos años más, en el mejor de los casos. Después de esa confesión, que causó revuelo mundial, el doctor tuvo que abandonar el país.  

Chávez, que lleva ya 14 años en el cargo, es presidente electo y su nuevo mandato, el cuarto, inicia el 10 de enero del 2013. El pasado 7 de octubre, después de haber ganado las elecciones, nombró a Nicolás Maduro (50), canciller de la República, como Vicepresidente y así dejó en claro por quién se había decidido para que fuera su sucesor.

La condición de Maduro se confirmó cuando Chávez, antes de partir a su última operación, a manera de testamento, dijo que en caso de él ser inhabilitado o de faltar y, por lo mismo, se tuviera que citar a elecciones, el Vicepresidente debería ser el candidato de su partido. Y en cadena nacional de televisión pidió de corazón que lo eligieran como el nuevo Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. 

El gobierno prepara al chavismo para lo peor y mientras dice: Confiar en que el Presidente se recuperará y tomará posesión el próximo 10 de enero, al mismo tiempo plantea que de no ser así el pueblo deberá estar preparado para entenderlo.

Lo irresponsable sería ocultar lo delicado del momento actual y de los días por venir. Nuestro deber es informar con aplomo y serenidad .

Cada día que pasa se hace más real el escenario de que el presidente Chávez, tome o no el poder el próximo 10 de enero, ya no viva por mucho más tiempo y sea pues, necesario, ante lo inevitable, organizar nuevas elecciones. No se ve la posibilidad de que alguien, al interior del chavismo, intente romper el orden constitucional.

Lo más seguro, siempre hay espacio a lo imponderable, es que en semanas o meses se realice una nueva elección presidencial en Venezuela. El candidato oficialista está ya nombrado y la oposición tendrá que decidir quién será su representante. Todo apunta a Henrique Capriles, que en la pasada elección desempeñó un muy buen papel.

Twitter: @RubenAguilar