Lord William Thomson Kelvin, físico y matemático británico, dejó claro que lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre’’, decir que las Fuerzas Armadas Mexicanas tienen miedo’’ como hizo el funesto presidente de Estados Unidos, Donald Trump o asesinato de niños sin pruebas del frustrado y ansioso presidenciable, Andrés Manuel López Obrador, no ayudan en nada al belicoso combate de los cárteles de la droga o crimen organizado.

El blanco estadounidense antimexicano y el tabasqueño, añorante de poder, sólo hablaron y acusan, no prueban. De ser así, cerrarían millones de hocicos, incluyendo a quienes asumen que las tropas de las secretarás de la Defensa Nacional (SEDENA) con su Fuerza Aérea Mexicana (FAM) y Marina Armada de México (SEMAR), dicen los metieron en una encrucijada, dicho por el General-Secretario, Salvador Cienfuegos Zepeda y el Almirante-Secretario, Vidal Francisco Soberón Sanz.

No es nuevo el ordenamiento de la lucha contra el narcotráfico en el país, eso se remonta al presidente Venustiano Carranza, se elevó al 60% en la administración de Miguel de la Madrid y al 100% a la de producto de gallina’’ en el mandato de Felipe Calderón Hinojosa, cuando surgieron como hongos organizaciones no gubernamentales que acuñaron la frase: lo que no se mide, no se evalúa’’. Así los mexicanos pues.

La baja causada por infantes de marina en Tepic, Nayarit de Juan Francisco Patrón Sánchez el H2 y siete de sus sicarios, con apoyo de un helicóptero Black Hawk o Halcón Negro’’ de la SEMAR, abrió dos interpretaciones. Cayó el hocico al Presidente estadounidense, pero sirvió al traidor de tantos partidos, ahora dueño del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), López Obrador hacer campaña anticipada, acusó hubo niños muertos. ¡Pruebas! Aquí las publicamos pues.

Esto debe sumarse a las rémoras de 500 Diputados y 128 Senadores, que no tienen idea cuántos artículos tiene la Constitución General de la República, que son 136, sólo que dejan a sus asesores’’ a dar nortes para discutir estupideces con cargo a nosotros con el erario y han parchado’’ la de 1917 en más de 600 ocasiones, eso genera que 11 Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), justifiquen los altos salarios que tienen, para corregir las ¡Pendejadas! Legislativas desde entonces.

Vamos a eso del británico Lord William Thomson, que sí hizo el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, al comparar lo que se dice y lo que es el trabajo del Ejército, calificó como falsedad y calumnia’’ con reportes obtenidos del 7 de enero de 2008 al 5 de abril de 2014, donde la realidad es han caído 3,885 sicarios muertos o civiles agresores’’ como dice SEDENA en 3,331 enfrentamientos.

Lo que representa una letalidad de respuesta’’ de 1.28 y no 10.4 como exponen reportes del diario estadounidense The New York Times’’ o Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), sobre confrontaciones donde se presume hubo uso excesivo de la fuerza, que solo sirve a Gobernadores incumplan sus obligaciones’’ y sigan jalando’’ recursos federales para enriquecimiento’’ antes que nada.

El informe descalifica la aseveración hacía las fuerzas armadas, que están masacrando civiles’’ y estimó son patrañas’’ de enemigos como sostiene el Índice de letalidad 2008-2014’’, que solo contiene acusaciones e insinuaciones calumniosas a la SEDENA y SEMAR, que responde con datos que obtuvo a través de la Ley de Transparencia, la cual se encuentra en su página de INTERNET.

COMO DATO

Y lo que falta con esos legisladores.