Más de 70% de esos créditos ha sido formalizado a partir del 2001 como resultado de la transformación que emprendió el Instituto ?para fortalecerse financiera y operativamente.

Al concluir la presente administración federal, el Infonavit habrá acumulado 7 millones de créditos otorgados en sus 40 años de vida. Y, con ello, habrá financiado la vivienda de 23% de los mexicanos.

Una cifra sin precedentes que permite avizorar, en un plazo máximo de cinco años, el fin del rezago de vivienda entre los trabajadores del sector privado de la economía, a quienes el Instituto sirve desde 1972.

Más de 70% de esos créditos ha sido formalizado a partir del 2001 como resultado de la transformación que emprendió el Instituto para fortalecerse financiera y operativamente, con una derrama económica superior al billón de pesos.

En sólo 10 años más duplicamos el número de préstamos formalizados anualmente, con lo que hemos podido atender a los nuevos hogares y el rezago acumulado durante los primeros 28 años de operación del Instituto.

Con una plantilla de empleados inferior a 30% a la que existía al cierre del 2000, el Instituto administra una cartera de crédito tres veces mayor, logrando además mantener el sano equilibrio entre otorgar crédito accesible y pagar rendimientos reales al ahorro acumulado en la subcuenta de vivienda.

La obligación del Instituto es otorgar crédito para que los derechohabientes resuelvan sus necesidades de vivienda. Y eso se logra comprando una casa nueva o usada, construyendo o bien ampliando o remodelando la propiedad que se habita actualmente.

Por eso, además de incrementar el número de créditos, hemos ampliado las opciones de financiamiento y diseñado programas que respondan a los requerimientos de los trabajadores y sus familias. Con sus programas de crédito en coparticipación, Infonavit contribuyó al regreso de la banca privada al mercado hipotecario tras la crisis de los 90, al tiempo que los trabajadores de ingresos medios y altos encontraron alternativas de crédito que verdaderamente responden a sus necesidades y posibilidades.

El programa Renueva tu Hogar, por su parte, ha significado para muchos una buena alternativa, con la ventaja de que no cancela la posibilidad de ejercer más adelante un préstamo tradicional del Instituto.

Desde el 2002, el sector financiero privado ha canalizado más de 280,000 millones de pesos a crédito para derechohabientes Infonavit. Y, para muchos bancos, la mejor opción ha sido ceder al Instituto la originación y administración de ese portafolio de créditos.

Ante el abatimiento del rezago entre la derechohabiencia del Infonavit, es momento de plantear al Instituto nuevos retos. Por qué no ampliar su mandato para poner al servicio del país esta maquinaria de otorgamiento de crédito y apoyar a los trabajadores no con uno o dos, sino con todos los créditos que requiera durante su trayectoria laboral y que le permitan resolver sus diferentes necesidades de vivienda y pensión.

*Director General del Infonavit.

/@vmborras / www.bajounmismotecho.mx