El 13 de marzo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos mejoró de 2.2 a 2.5% sus expectativas de crecimiento para México en el 2018 y de 2.3 a 2.8% para el 2019. De acuerdo con su reporte “Perspectivas Económicas Intermedias”, el crecimiento será impulsado por una demanda externa más fuerte en EU, la resistencia del consumo privado y los gastos en reconstrucción

Al igual que México, sus socios comerciales del bloque económico de América del Norte tuvieron un ajuste al alza en las previsiones de crecimiento de sus economías. Estados Unidos paso de 2.5 a 2.9% en el 2018 y de 2.1 a 2.8% en el 2019, mientras que Canadá cambió de 2.1 a 2.2% para el 2018 y de 1.9 a 2.0% para el 2019. Los pronósticos de estos países aumentaron debido a la reducción de impuestos, el mayor gasto gubernamental, la creación de empleos y un aumento en los ingresos de los hogares. Este escenario toma en cuenta que no habrá cambios importantes en las políticas comerciales, los cuales se encuentran en etapa de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En la semana del 16 de marzo, los mercados accionarios de EU reaccionaron de manera negativa al dato de 2.2% de la inflación anual de febrero, el cual se encuentra por arriba del objetivo de 2.0% de la Fed. Este dato centra la atención de los mercados en la decisión de política monetaria que el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed tomará el próximo 21 de marzo. Dados los resultados de empleo e inflación de febrero, se considera seguro un aumento de 25 puntos base en el rango de la tasa de referencia de la Fed para ubicarlo entre 1.50 y 1.75 por ciento. La posible aceleración en la normalización de la política monetaria sigue siendo el principal factor de riesgo para los mercados. Los índices accionarios Dow Jones, S&P 500 y NASDAQ registraron pérdidas semanales de -1.51, -1.20 y -1.02%, respectivamente, por lo que redujeron sus ganancias en el año a 1.47, 3.37 y 8.64 por ciento.

En el mismo sentido que los mercados accionarios de EU, el S&P/BMV IPC de la Bolsa Mexicana de Valores registró una pérdida semanal de -2.22% para cerrar las operaciones del viernes en 47,478 puntos, acumulando una pérdida de -3.61% en el 2018. Este desempeño negativo puede reflejar cautela de los inversionistas ante la decisión de la Fed y la creciente incertidumbre política, a partir del 30 de marzo, el inicio formal de la campaña electoral para la presidencia de la república.

El índice del dólar, que mide el comportamiento de la moneda de EU contra una canasta de divisas duras (euro, yen, libra esterlina, dólar canadiense), tuvo un significativo avance de 1% en los últimos tres días de la semana, por los comentarios del nuevo asesor principal en materia económica del presidente de EU, Larry Kudlow, a lo que se implementarán políticas para fortalecer el dólar. El peso mexicano registró una depreciación semanal de -0.37% y ubicar el tipo de cambio spot al cierre de operaciones en 18.69 pesos por dólar.

En relación con las negociaciones del TLCAN, la última ronda se llevará a cabo en abril próximo, conviene destacar señales positivas como son: (i) la carta dirigida al presidente Trump por parte de altos mandos militares de los comandos norte y sur de EU, en la que mencionan que el TLCAN es parte fundamental para la seguridad nacional de su país; (ii) el compromiso de los candidatos presidenciales de oposición (en caso de ganar) de seguir las negociaciones del tratado.

* Debt senior analyst & portfolio manager en Pichardo Asset Management. Asesor independiente en Inversiones.