KPN es el tipo de empresa a la que Carlos Slim puede sacarle jugo: está subadministrada y llena de activos con enorme potencial.

Pongamos los mercados en su lugar. La caída de las acciones de América Móvil es una anécdota. El hecho duro es que Carlos Slim está haciendo un nuevo intento por desembarcar en Europa. Nunca ha hecho una inversión tan grande fuera de América Latina. Ahora está buscando gangas en Europa y las condiciones son más que propicias. La década pasada trató de entrar a competir en España e Italia. En los últimos dos años, exploró opciones en Polonia y Serbia.

América Móvil ofrece pagar 3,200 millones de euros por 24% de las acciones de la empresa holandesa KPN. Los administradores de KPN consideran que el precio ofrecido es muy bajo, entre otras cosas porque el premio ofrecido por América Móvil no es suficiente para igualar el precio que la empresa tenía a principios de año. Está 13% abajo.

¿Qué quiere hacer Slim? Los analistas?deshojan la margarita en busca de explicaciones. Destacan que la telefónica holandesa parece haber dejado sus mejores momentos atrás. Fue un monopolio público y ahora es una empresa con muchos problemas para competir en un mercado de consumidores sofisticados. Compite con otras telefónicas y con servicios como WhatsApp y Skype.

Los problemas han hecho interesante a esta empresa (como a muchas personas). De acuerdo con Bloomberg, es una de las compañías de telecomunicaciones más baratas en Europa, considerando la relación precio de la acción/ingresos. El cociente es de 7.5 veces comparado con un promedio de 17 en el continente. KPN tiene 44.5 millones de suscriptores. Sus clientes se encuentran en Holanda, Bélgica y Alemania. Tuvo ingresos por 5,100 millones de euros en el 2011.

KPN es el tipo de empresa a la que Carlos Slim puede sacarle jugo: está subadministrada, golpeada en su valor por una crisis y llena de activos con enorme potencial. Bernstein Research (BR) destaca el valor de E-Plus, la unidad alemana de KPN. Es el tercer operador de telefonía móvil en el mercado alemán y apto para fusionarse con el cuarto, O2, propiedad de Telefónica. Der Spiegel publicó hace unas semanas que E-Plus estaba lista para vender sus torres de telecomunicaciones en Alemania. Respecto de la filial belga de KPN, llamada BASE, Reuters afirma que podría venderse por una cifra cercana a 1,800 millones de euros.

El director financiero de América Móvil, Carlos García Moreno, explicó que Europa es una opción más adecuada que Asia por afinidades culturales. Dice que ya no tienen mucho espacio para crecer en América Latina. Pagarán en efectivo. Tienen el dinero ofertado en caja, según los reportes a la Bolsa.

La decisión de ir por 28% es una señal de prudencia, dicen los analistas. Es el máximo porcentaje al que pueden aspirar sin estar obligados a hacer una Oferta Pública de Adquisición del total de las acciones.

El desembarco parece muy probable, pero no es un hecho consumado. El grupo de control de KPN no podrá evitar la venta, pero podría buscar una alternativa que, seguramente, no sería europea. Hace unos días, una firma de Hong Kong compró la mayor telefónica de Irlanda. También hay empresas chinas buscando gangas en telecomunicaciones europeas. No hay quinto malo, dice el adagio taurino. España, Italia, Polonia y Serbia se le han negado a Carlos Slim. ¿Será Holanda su cabeza de playa para el desembarco?

[email protected]