Las fuerzas del proteccionismo comercial son poderosas, múltiples y sutiles. Son esas fuerzas -desatadas en el país más rico y avanzado del mundo como lo es Estados Unidos- lo que ha dado lugar a la renegociación del TLCAN, actualmente en proceso de fast track. Es una tragedia económica que así haya ocurrido en razón de que el proteccionismo termina siempre en el mismo resultado: en daño para los consumidores en la forma de precios más elevados para los bienes que consumen, menor calidad y menor variedad.

Si el proteccionismo comercial es la fuerza que ha detonado la renegociación del TLCAN, intenciones proteccionistas es lo que era posible esperar en esas renegociaciones. Ésta era en especial la perspectiva por parte de EU en razón de la variante tan simplona de proteccionismo que profesa Trump en la burda expresión de que “las exportaciones son buenas y las importaciones perjudiciales”. La sorpresa inesperada provino de los canadienses.

No se esperaba esa reacción y menos en la forma en que se ha manifestado: en el tema laboral. Aunque indudablemente ese tema es de mucha importancia, no es estrictamente de la materia comercial. De cualquier manera, es entendible que en un tratado de comercio se incluya el caso de los derechos laborales fundamentales siguiendo la declaración de 1998 de la OIT.

El peligro reside en que esa incorporación del tema laboral en la renegociación del TLCAN lleve a la muy infundada acusación de que México practica “dumping salarial”. Ya voces provenientes de EU se han manifestado en ese sentido. Y ahora ha aflorado el riesgo de que los canadienses le den también seguimiento. Los negociadores mexicanos tienen que combatir enérgicamente esa acusación.

El dumping es una práctica desleal de comercio que consiste en exportar productos a un precio inferior al que se venden en el mercado interno o, aún más grave, por debajo de los costos de producción. Los salarios que existen en México no se han fijado por las autoridades o por los productores de manera artificial o discrecional.

¿Qué determina el nivel de los salarios en un país? La respuesta es la productividad de la mano de obra. En México los salarios son mucho más reducidos que en Canadá y EU, en razón de que aquí los trabajadores tienen una productividad mucho más baja. ¡No hay “dumping salarial” ni mano negra!

Bruno Donatello

Columnista

Debate Económico