Actualmente, en todo el mundo se han presentado numerosos acontecimientos y fenómenos naturales como sismos, sequías, inundaciones, actividad volcánica, etcétera. Dentro del sector agropecuario el cambio climático llegó para quedarse, ya que dichos acontecimientos naturales afectan de manera directa a algunas o a todas las actividades agropecuarias. Ante este escenario, es preciso tener alternativas y herramientas para tratar de disminuir el riesgo en la actividad agrícola.

En México, existe una superficie disponible para las actividades agropecuarias y forestales de 68.8 millones de hectáreas, de acuerdo con el censo agropecuario del 2007 publicado por el INEGI, de las cuales 44% son para uso agrícola.

Dicho lo anterior, 21.9 millones de hectáreas que se siembran, se encuntran ante el inminente riesgo de siniestros o pérdidas de las cosechas ocasionados principalmente por los cambios climáticos, existen alternativas como los seguros agrícolas y ganaderos manejados por Agroasemex, que pueden ayudar a minimizar el riesgo.

De acuerdo con datos de la Sagarpa, (Secretaría de Agricultura Ganadería Pesca y Alimentación) en México, 13 de cada 100 hectáreas sufren algún tipo de siniestro como inundaciones, sequías, entre otros, debido al cambio climático, por lo que es importante que los productores agrícolas y ganaderos contraten seguros para hacer frente a estos acontecimientos naturales.

Durante los últimos cuatro años, la superficie asegurada en México ha sido en promedio de 2 millones de hectáreas, lo que representa 6.6% del total de la superficie agrícola.

Instituciones como el INIFAP (Instituto Nacional de Investigación Forestal Agrícola y Pecuaria) y Sagarpa establecieron la Red Nacional de Estaciones agrometeorológicas automatizadas, la cual provee un insumo estratégico para planear acciones de mitigación, ante anomalías climáticas e impulsar la innovación tecnológica para los sistemas producto, además de los pronósticos estacionales de clima.

Finalmente, ante el cambio climático, el cual ya es una realidad, existen herramientas de apoyo para que los productores nacionales tengan oportunidades de ser competitivos, aun en circunstancias adversas, mediante el uso de seguros agrícolas, información especializada sobre los pronósticos de lluvias, entre otros, con la finalidad de que puedan tener una mayor certidumbre al momento de decidir sus siembras.

José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Dirección de Consultoría en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jrojeda@fira.gob.mx