Hace tres meses, antes de que reiniciaran actividades en ambas cámaras del Congreso, los parlamentarios del PRI y del PVEM atestiguaron las exposiciones de los responsables, dentro del gabinete peñista, de la marcha de la política interior, la economía y el plan nacional de infraestructura. Pero a diferencia de la anterior Legislatura o incluso, al arranque de la actual, los secretarios fueron recibidos con frialdad y escepticismo.

Esa animadversión había sido alimentada por los lineamientos trazados por los coordinadores, quienes habían reconvenido a sus bases que lo mejor para el gobierno federal es que ya no tramitarán más iniciativas de ley; que mejor concentrarán su trabajo en resolver los muchos pendientes heredados. ¿Y dejar que la oposición asumiera la batuta? ¿Esa es la mejor forma de ayudar al presidente?

En este difícil trance, Emilio Gamboa ha salido menos raspado. Y el presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, ha guardado un cómodo silencio, mientras crece la desazón sobre el trabajo de César Camacho Quiroz.

Además de perder la capacidad de iniciativa, los representantes del bloque peñista en San Lázaro también fueron despojados de los recursos que antaño producto de los moches podían usufructuar para realizar tareas de gestoría en sus distritos o zonas de influencia, en el caso de los pluris. Ahora deben acudir a la Conade o a la nueva Secretaría de Cultura, para obtener los apoyos que mantienen vivos sus nexos con las bases partidistas.

La burbuja que rodea a Camacho Quiroz está impasible. Igual, aquellos que integran la mesa directiva y la Junta de la Coordinación Política. Pero en el Bronx se respiran aires de disgusto, de insurrección. Con su coordinador, sin duda, pero también con el equipo jurídico de Los Pinos. Humberto Castillejos fue mal legislador. Y será peor, como fiscal de la nación.

A mediados de la semana, los legisladores de las bancadas peñistas esperaban instrucciones sobre el paquete de las normas que pondrán en marcha al Sistema Nacional Anticorrupción. Las cúpulas del PAN y del PRD habían acordado un frente que empujara una agenda rotunda.

Previamente, el gobierno federal había rechazado el trueque planteado por la dirigencia blaquiazul para que fuera aprobado su modelo de combate a la corrupción particularmente, quedarse con la potestad para designar al nuevo fiscal y otorgar autonomía a ese despacho-, a cambio de los votos que permitirían la instauración del Mando Único policial.

La cúpula peñista no cedió esta vez. En dos terceras partes del país ya están alineadas las policías locales. Y en lo concerniente a la fiscalía nacional anticorrupción, procedió una decisión salomónica: respetar el acuerdo original –pactado cuando Gustavo Madero presidía el CEN del PAN para transformar a la PGR en la fiscalía general de la República y crear fiscalías autónomas en los 31 estados y la Ciudad de México.

Agotado ese modelo de cambalache legislativo, ahora los actores del Pacto por México enfilan al desquite. En la Cámara de Diputados, por ejemplo, la mayoría oficialista está en predicamento en comisiones prioritarias, como las de Comunicaciones, Gobernación y Puntos Constitucionales.

Y la mitad de los asientos en la Subcomisión de Examen Previo, donde se tramitan los expedientes sobre juicios políticos, ya son de la oposición.

Al periodo ordinario sólo le quedan dos semanas. Y no obstante la orden de los coordinadores de frenar minutas y proposiciones, creció el número de pendientes. A la última milla, sólo llegaron las iniciativas impulsadas desde Los Pinos y/o acordadas en el Palacio de Covián.

Entre las afortunadas están la nueva ley federal que dará paso a las zonas económicas especiales cabildeada por Luis Armando Melgar- y la inminente aprobación del acuerdo entre México y EU para la transportación de pasajeros y mercancías. La legisladora priista Marcela Guerra empujaba que los integrantes de las tres comisiones inmiscuidas en la ratificación de este tratado internacional aprobaran el dictamen antes de que concluyera esta semana, pero el PAN decidió postergarlo. Hasta la próxima semana.

Inconexas están en proceso legislativo las iniciativas para legalizar el uso de la mariguana con fines terapéuticos que tramitaron separadamente el PAN y el PRD. Congeladas, hasta nuevo aviso, otras iniciativas, como la nueva ley de juegos y sorteos. Y sin un horizonte claro, algunas propuestas rimbombantes, como la nueva reforma política, que reducirá el tamaño de ambas cámaras legislativas, propuesta por Emilio Gamboa Patrón.

Tres meses después de que la bancada oficialista fuera frenada por sus pastores, los pendientes se acumulan. Y la parálisis se ahonda. ¿Y aun así dudan de que habrá periodo extraordinario de sesiones?

EFECTOS SECUNDARIOS

EXPRESS. Con una afluencia anual de 2 millones de pasajeros, el Aeropuerto Internacional de Tijuana avanza en su conversión en un hub de Volaris y Aeroméxico con rutas al Oriente. La expansión de esa terminal generará un incremento de 40% en su afluencia. Principalmente, con la activación del puente binacional Cross Border Xpress y la construcción de un nuevo edificio terminal del otro lado, en la Mesa de Otay. La Puerta de las Californias funciona las 24 horas, siete días a la semana; por sus 119 metros de largo cruzarán diariamente 2,000 personas, con picos en temporada vacacional de hasta 5,000 pasajeros.

[email protected]