Infonavit se ha planteado el reto de trascender de simplemente otorgar un crédito a dar acceso a los trabajadores y sus familias a una nueva y mejor forma de vida. A partir del 2009 ha emprendido una serie de programas e iniciativas para impulsar, desde su ámbito de responsabilidad, la creación de espacios habitacionales sustentables y competitivos.

En el 2011 logramos que 75.2% de los créditos que otorgamos fuera verde y dimos pasos firmes para asegurar que en muy poco tiempo, el acceso a Internet sea un estándar en las viviendas que financiamos, no como un fin en sí mismo, sino como medio para lograr mayores beneficios sociales.

Al mismo tiempo, fortalecimos el trabajo con las autoridades de los tres niveles de gobierno para que los desarrollos habitacionales estén integrados al tejido urbano y soportados por una adecuada red de servicios.

Pero la calidad de vida debe ser vista de forma integral. Al tiempo que trabajamos para que las viviendas y los conjuntos sean mejores, y que los vecinos se organicen como comunidad, debemos procurar que los trabajadores desarrollen todo su potencial como personas y ciudadanos.

De ahí que se haya instrumentado una estrategia de seguridad social soportada en cuatro pilares: seguridad, salud, educación y empleo, en la que nos estamos apoyando de la especialidad y fortaleza de organizaciones públicas y privadas para promover un modelo de atención integral y complementar la función natural del Infonavit, de otorgar crédito para acceso a la vivienda y ahorro digno para el retiro.

En materia de seguridad buscamos entornos seguros y saludables para la convivencia y un desarrollo familiar y comunitario de los acreditados.

Con el apoyo de la Fundación Hogares y de autoridades de los tres niveles de gobierno pusimos en marcha el programa Mis vecinos y mi comunidad para rehabilitar física y socialmente unidades habitacionales en franco deterioro; para este año nos hemos planteado intervenir en cuando menos 64 conjuntos, que representan alrededor de 30,000 viviendas.

No queremos que los trabajadores se enfrenten a la disyuntiva de cubrir la mensualidad de su crédito o atender una enfermedad en la familia. Nos hemos planteado que este año todos los acreditados que no cuenten con la cobertura médica que ofrece el IMSS y el ISSSTE tengan la protección del Seguro Popular.

Adicionalmente, incorporaremos al programa de recompensas para acreditados cumplidos un esquema de salud y, en alianza con los desarrolladores e instituciones privadas, buscaremos que las unidades cuenten con centros de salud.

Brindar oportunidades de educación y capacitación es lo que permite a los trabajadores aspirar a mejores posiciones o, en su caso, reintegrarse al empleo formal o la posibilidad de generar ingresos por su cuenta.

Estamos trabajando con el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos y el Consejo Nacional de Normalización y Certificación para incorporar a estos programas a cuando menos 4,000 acreditados durante el presente año.

En las visitas que se realizan a los acreditados que enfrentan algún problema de pago, los promotores de solución se están allegando de información sobre su escolaridad, profesión, sector en el que se han desarrollando y último salario, para incorporarlos a programas educativos vinculados al empleo y al mismo tiempo poner a su alcance las vacantes disponibles en las bolsas de empleo que operan Manpower y Adecco, con los que tenemos alianzas estratégicas.

En la medida que los trabajadores incrementen sus capacidades y, por lo tanto, su nivel de ingreso, podrá estar en mejor posición para mantener el pago de su crédito; en la mediad en que su hogar esté en un entorno seguro, que genere plusvalía y contribuya al desarrollo de su familia, tendrá un mayor interés en mantener y cuidar su patrimonio.

*Director General del Infonavit.