Un tema recurrente a través de los distintos mercados de América Latina es la calidad de servicio que ofrecen los operadores móviles. No obstante, la constante mención de este tema no se traduce en explicaciones de los distintos aspectos que pueden impactar la señal inalámbrica del operador. Por ejemplo, no se considera que las ondas radioeléctricas transmitidas desde una estación base pueden no llegar a la terminal móvil debido a obstrucciones que se presentan en el camino.

El nivel de la señal en el destino es diferente en cada lugar y en cada instante de tiempo, por lo que la tasa de datos real alcanzada depende de diversos elementos, entre los que se puede mencionar:

· Cantidad de usuarios simultáneos.

· Facilidades que pueda tener el operador para desplegar su red en aquellas zonas identificadas como próximas a experimentar congestión de tráfico (rapidez de las autoridades en otorgar permisos).

· Nuevas construcciones que obstaculizan la línea de vista de la señal inalámbrica.

· La ruta de transporte de los datos. Los paquetes de datos viajan por las redes desde la fuente al destino elegido según el contenido que el usuario desea acceder. Además, para descargar un mismo archivo, los paquetes de datos no siguen siempre la misma ruta: los caminos que los paquetes de datos pueden tomar son satélites, líneas telefónicas, cables submarinos, etcétera.

· Las aplicaciones de datos que el usuario elija.

· El tiempo de respuesta del servidor donde está alojado el contenido también es un factor determinante para la percepción del usuario.

Hay que considerar que las redes de telecomunicaciones móviles son distintas a las fijas, ya que en las redes móviles no es posible garantizar en 100% para cada usuario un estándar, pues existe el factor de movilidad y por lo tanto el recurso disponible es probabilísticamente compartido en el tiempo, lo cual sucede con mucho menor probabilidad en las redes fijas que sí pueden prever los niveles de sobresuscripción: poseen elementos estáticos.

Las redes móviles poseen el desafío de que son dimensionadas con base en una estimación estadística de un patrón de consumo, movilidad y empleo de recursos compartidos; están sujetas además a fenómenos propios del medio de propagación (espectro radioeléctrico); por ejemplo, las condiciones climáticas pueden alterar el comportamiento de su propagación.

La diferenciación de la conexión nacional e internacional se encuentra correlacionada con el grado de control que los proveedores de acceso a Internet tienen sobre dicha conexión. Internet es una red de redes best effort, donde los proveedores de acceso tienen control hasta un determinado nivel de red, por lo cual es incompatible un mayor nivel de garantía a nivel internacional. La experiencia de acceso a Internet de un usuario determinado en un momento del tiempo dependerá de la interacción de todos los participantes de la cadena en ese momento.

Sin perjuicio de lo anterior, respecto de los indicadores o métricas de la red, debido a que poseen naturalezas y configuraciones diferentes, no se deben trasladar los indicadores de la red fija a las redes móviles, ya que son en esencia distintas. Un operador fijo siempre sabe dónde estará localizado su usuario al momento de ofrecerle el servicio, mientras que el acceso a la red móvil por un mismo usuario va modificándose durante el día.

Cualquier acercamiento regulatorio sobre calidad de servicio móvil tiene que considerar como mínimo los aspectos antes mencionados. De no ser considerados, las políticas oficiales toman el riesgo de simplificar una situación que puede depender de factores externos al proveedor de servicios para su solución.

José F. Otero es director para América Latina y el Caribe de 4G Americas.